PUBLICIDAD
Especial

‘Gran Hermano’: el formato incombustible de la televisión

Este mes se cumplen 19 años desde la llegada del formato ‘Big Brother’ a España. Hoy analizamos cómo han sido los datos del formato y todas sus variantes a los largos de sus casi veinte años de vida en el país.

Tras convertirse en 1998 Paolo Vasile en el nuevo consejero delegado de Telecinco la cadena realizó muchos cambios en su programación para mantener el liderazgo en audiencias. Con una idea muy clara sobre el modelo televisivo que la cadena decidía tomar llegaron numerosos cambios, sobre todo, en el año 2000, momento que significó la verdadera inclusión del genero reality en nuestro país.

PUBLICIDAD

El primer reality en llegar a España fue Gran Hermano, y para sorpresa de todos, el formato llegó con unas cifras altísimos e inesperadas para tratarse de una cadena privada.  La primera temporada tuvo una media de 7,8 millones de espectadores y un 51,2% de share, datos inalcanzables hoy en día en televisión debido a la gran fragmentación que existe.

El reality consiguió mantenerse durante dieciocho temporadas de forma ininterrumpida en la cadena, y se convirtió en una marca de valor seguro para la cadena. El formato se adaptaba perfectamente a los estándares y modelos de programación de la cadena principal de Mediaset.

PUBLICIDAD

En 2004, tras cuatro ediciones de la versión de anónimos, la cadena decidió aprobar  Gran Hermano VIP con relevantes actores, humoristas y cantantes del panorama español. La primera edición del formato reunió a 4,3 millones de espectadores y un 26,9% de share. El formato VIP fue renovado por una segunda edición que llegó en 2005.

Diez años más tarde, en 2015, Telecinco decidió dar luz verde a una tercera edición que resultó un auténtico bombazo, y es que el Gran Hermano de Belen Esteban congregó a casi 4 millones de espectadores y un 29,9% de share, unos datos impensables para el momento televisivo que transcurría. El éxito le valió para ganarse un hueco anual en la parrilla de Telecinco.

PUBLICIDAD

En 2011, queriendo explotar al máximo el éxito del reality, Telecinco dio luz verde a una versión All Star del formato con concursantes de ediciones pasadas, Gran Hermano: El reencuentro. Tras una exitosa primera temporada la cadena lo renovó por una segunda temporada que, por el momento, fue la última.

Un formato que renace constantemente

Lo cierto es que esta historia de éxito también tuvo sus traspiés. La octava edición del formato, por ejemplo, bajó considerablemente las audiencias que venia acumulando el reality. Esto se debió a la poca conexión que estableció el público con los concursantes, cuyo casting no había sido el más adecuado. Además, se había dividido la convivencia en unos apartamentos que no terminaron de convencer a la audiencia.

Buscando recuperar el éxito, Telecinco anunciaba la novena edición del formato como una vuelta a los orígenes y bajo el lema “Este año, Gran Hermano tiene un plan”; con él se quería enfocar la convivencia al buen rollo y el humor dentro de la casa. El formato supo reinventarse y subió de un 23,5% a un 28,5% de share. De este año salieron personajes icónicos como Amor Romeira.

La doceava edición del reality también bajo con respecto a su anterior temporada en casi 800 mil espectadores y se debió, en parte, al casting que componía el reality que dio muy poco juego.

Tras emitirse de forma ininterrumpida durante 16 años, la decimoséptima edición del formato dio un considerable bajón en audiencias y cerró con 2,1 millones de espectadores y un 19,6% de share.

No obstante, la cadena no quería dejar morir a su gallina de los huevos de oro y renovó la dinámica del juego en una nueva versión llamada Gran Hermano Revolution (edición emitida en 2017), sin embargo, los datos del formato bajaron hasta los 1.484.000 y un 14,3%. Unos datos muy bajos para el reality que obligaron a la cadena, por primera vez en la historia, a no renovar el formato. Desde entonces Gran Hermano dejó un gran hueco en la parrilla difícil de cubrir.

La versión VIP del formato también tuvo un gran traspiés en el mismo año, por lo que todos los medios aseguraban que era el fin de Big Brother, y todas sus variantes, en nuestro país. Lo cierto es que el reality de famosos hizo saltar las alarmas en la cadena al congregar a solo 2,1 millones de espectadores y 18,3% de share. Datos que para cualquier formato serían muy altos, pero no eran aceptables para el enorme Gran Hermano.

La cadena decidió tomar cartas en el asunto y convocó un excelente casting para la sexta edición del formato y el programa consiguió subir, por sorpresa para todos, hasta el 29,7% de share. Datos altísimos que recordaban al VIP de Belen Esteban. Tras el éxito cosechado por esta versión vip y Supervivientes la cadena anunció que los formatos de anónimos estaban descartados por el momento, y decidió dar luz verde a una versión de famosos en pareja que llegaria en 2019 a la cadena.

El revuelo que se formó en el publico y en los diferentes medios que hablaban de televisión fue importante, nadie entendía porque Telecinco había creado otra versión de famosos cuando el VIP acababa de terminar. Sin embargo, por sorpresa para todos, GH DÚO se está convirtiendo en un auténtico éxito televisivo y además de liderar en sus tres noches de emisión, acumula por el momento un 26% de share.

Gran Hermano y Telecinco: la unión perfecta

El éxito del formato en el país no solo se debe a ser la adaptación de un exitoso formato internacional, a la productora que lo hace, o incluso a los presentadores que han estado conduciéndolo. El formato se ha convertido en un éxito porque se encuentra en la cadena que mejor encaja con el producto.

Telecinco no tiene miedo de explotar hasta la saciedad un producto si este le funciona bien. De esa ambición por la explotación al máximo surgieron la versión VIP, El reencuentro y el actual GH DÚO. Cada versión que se emite de este formato cuenta, además, con tres emisiones semanales en prime time; Galas, Límites y Debates. Estos tres eventos suelen liderar por encima de sus competidos y con datos que ya ningún formato de la televisión, a excepción de Supervivientes, consigue. Además de contar con estas tres galas, el programa tiene un resumen diario en divinity y un access prime time en Telecinco llamado última hora.

La llegada de GH DÚO ha llegado para darnos una lección, el formato Big Brother está muy vivo en nuestro país y todavía no se ha creado un formato que pueda hacerle sombra a Gran Hermano.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD