PUBLICIDAD
Actualidad

El calvario por el que Petra Martínez (doña Fina) quiso dejar ‘La que se avecina’

La actriz de la serie de Telecinco, que regresa el próximo miércoles, confiesa los duros momentos que vivió y por los que casi la abandona.

Cuando Petra Martínez llegó a ‘La que se avecina’, los actores y actrices de la serie ya eran una piña y su incorporación no fue fácil. La actriz llegó a la exitosa serie en su octava temporada y no fue un camino de rosa, tal y cómo acaba de confesar ella misma en una entrevista en ‘Viva la vida’.

PUBLICIDAD

«Me dio mucho miedo (la entrada), porque los actores llevaban ya muchísimo tiempo trabajando juntos. Tenía una comicidad que yo envidiaba», reconoció la querida actriz a Emma García, a lo que añade: «Me parecían todos maravillosos». Su mayor preocupación era meter la pata y desencajar en ese equipo al que incorporaba.

Aunque si algo llamó su atención fue la posibilidad de que finalmente no estuviera en el reparto de la serie. «Cuando leí el primer texto, la primera secuencia, había muchos tacos y empecé a ensayar en mi casa: cabrones, hijos de puta, me cago en la leche…».

PUBLICIDAD

Y además no se percató que sus gritos ensayando el guion se escuchan desde fuera. Se dio cuenta cuando al día siguiente, incluso una vecina le preguntó si le ocurría algo, que le había notado «asustado».

Meterse en la piel de doña Fina, no fue nada fácil, ya que se convirtió en la auténtica pesadilla de Mirador de Montepinar. «Yo el primer año lo pasé muy mal», confesó la actriz. «Hace cosa de unos cinco años me pusieron verde. No sabes lo que era aquello Emma, yo era una asquerosa».

PUBLICIDAD

Todo eso hizo que Petra llegase a plantear a Alberto Caballero su abandono de la serie. «Me afectó tanto que le dije a Alberto que me iba. Me van a matar un día por la calle», admitía a Emma García. Aunque en ‘Viva la vida’ lo comentó como una mera anécdota lo cierto es que Petra Martínez reconoció haber vivido un verdadero calvario.

Por suerte para todos los seguidores de la serie, Alberto Caballero la convenció para que siguiera y en tan solo unos meses la rabia y el desprecio que recibió el personaje se transformó en cariño y aprecio. «No se que tiene este personaje de doña Fina, pero los piropos que ahora me echan son estupendos. La gente me pide fotos y besos», concluye emocionada.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD