PUBLICIDAD
EntrevistasPortada

Rosa León, tras ganar ‘Maestros de la Costura’: «He hecho un esmoquin a Anne Igartiburu»

Entrevistamos a Rosa León, un día después de ganar la segunda edición de Maestros de la Costura.

Rosa León (Sevilla, 51 años) ha conseguido alzarse con el maniquí de oro que le acredita como la segunda Maestra de la Costura de España y un premio en metálico de 50.000 euros. La ganadora de Maestros de la Costura hace balance sobre su paso por los talleres y sus planes de futuro en esta entrevista exclusiva:

PUBLICIDAD

El Televisero: ¿Cómo describirías tu paso por Maestros de la costura? 

Rosa León: Ha sido una experiencia maravillosa, me he sentido la mujer más privilegiada del mundo. Después de lo que había pasado el año anterior con el cáncer de mama, entrar en ‘Maestros’ nunca pensé que iba a ser tan bonito y me iba a sentar tan bien. Porque ha sido como parte del tratamiento. Estoy agradecida de poder entrar en este mundo y esta profesión a través de este programa.

PUBLICIDAD

¿Cómo te sientes al ser la ganadora?

PUBLICIDAD

Me siento muy feliz y orgullosa de haber cumplido el objetivo de todo el concurso. Nunca pensé que iba a ganar Maestros de la costura. Porque mi objetivo era más cercano, que no me echaran semana tras semana, máxime que he estado en todas las pruebas de expulsión menos una. Quedamos todos mis hermanos y amigos en el bar de debajo de casa. Y a las dos y pico de la madrugada digo ya me subo, que estoy resfriada y mira como acabé (risas). Y todo el mundo llorando, porque yo no se lo había dicho a nadie. He aguantado callada desde diciembre, ha sido muy duro.

¿Has aprendido dentro de los talleres?

He aprendido más que a coser, el visitar tantos talleres y conocer a tantos diseñadores, ha abierto más mis expectativas. Crear prendas sostenibles, porque cada vez la gente está más concienciada con esto. Lo que más me gusta aparte del diseño es la trastienda del diseño: el taller, la confección, el corte, la copistería y enseñar a gente, poder crear un taller para formar a más diseñadores y dar empleo.

¿Cómo te has visto por televisión?

Por mi edad yo he sabido lo que estaba viviendo, y no quería hacer el ridículo. Pero en los programas me he visto muy seria, muy señora mayor y muy mandona (risas). Todos queríamos mantenernos y había mucha tensión. En el programa me he tomado esta profesión con mucho respeto y quería hacerlo bien, porque hemos pasado por encima de 12.000 personas, de quiénes me he acordado en cada una de las pruebas.

Llegaste casi de casualidad al casting. En la primera edición no pudiste presentarte por la enfermedad.

Yo estaba con mi turbante y decía ‘el programa de mi vida’, un programa de costura, me encantaba. Y mis hijas me dijeron preséntate al casting. Pero yo pensé que no me iban a coger con lo vieja que soy. Total, que fui superando pruebas hasta que entré. Fue una gran sorpresa y una gran alegría, y en mi vida supuso un antes y después. Ha sido el final del tratamiento del cáncer. Me ha llenado de energía positiva, de vitalidad, he salido más segura de mí misma, profesionalmente y como mujer. Me ha hecho evolucionar y preocuparme más de mí y verme mejor de imagen.

¿Cómo has vivido el duelo final?

La victoria podía ser para cualquiera de las dos. Porque Isabel era una rival muy fuerte, cose muy bien y es muy creativa. Esa fue la opinión del jurado, porque yo arriesgué mucho con el tejido, que era un raso duquesa complicado, metiendo el bies, el tul de seda. Ellos valoraron más mi riesgo al enfrentarme con esos tejidos y el modelo tan espectacular.

¿Por qué elegiste ese vestido en raso duquesa para el duelo final?

Era muy complicado. Un duelo final se merece algo muy arriesgado. No tenía más remedio que demostrar en el reto final todo lo que había aprendido en el programa. A lo largo de esta edición, los jueces me han enseñado a ser muy versátil. No ha a centrarme siempre en mi línea clásica, y a atreverme con un chándal, un mono de trabajo o una licra. Ellos me han ayudado mucho a pasar por mi mano diferentes estilos. Porque yo soy más estilo Caprile, pero Palomo y María Escoté me han llevado a otros terrenos totalmente diferentes al mío.

¿Era mejor que el de tu rival Isabel?

El de Isabel era un vestido precioso, que tenía errores, pero el mío también. Pero premiaron el que yo me complicara la vida y haberme arriesgado con dos tejidos tan difíciles y un modelo tan difícil. Han valorado haberme salido de mi zona de confort.

¿Cómo te sentiste al ver a Blanca Padilla desfilar con tu vestido?

Eso fue impresionante. Cuando yo vi una manchita clarita a lo lejos y empezó a andar, yo dije ¡Bua! Fue tan bonito y emocionante. Me sentí tan feliz y orgullosa. Es indescriptible, porque me vino a la mente mi madre. Porque el vestido estaba inspirado en ella, y me guié con el corazón.

Has ido a la prueba de eliminación en todas las galas menos una, ¿ha sido justo?

No creo que haya sido tongo. No hay que olvidarse que es un concurso. Las pruebas de equipo eran muy difíciles, nos poníamos muy nerviosos y surgían chispas. Eran muy complicadas porque todos queríamos hacer algo y ‘muchas manos en la olla, arde Troya’, como decía Caprile. Así que siempre a las pruebas de expulsión, que en el fondo me encantaban porque era donde más me lucía.

¿Has conseguido alzarte con el maniquí de oro, un premio en metálico y formación? ¿A qué te gustaría destinar el premio?

Me gustaría destinar el premio a la ampliación de mi taller en Las 3000 Viviendas, donde actualmente enseño a coser a madres sin recursos, hacemos encargos a medida, etc. Estamos desbordadas, quiero invertir y ampliarlo con el local de al lado.

Quiero crear un taller que dé servicio y empleo, para que la confección se quede en España y Andalucía, ‘Andalucía es la cuna de la confección’.

¿Cuándo empiezas el curso de formación especializada en Diseño de Moda en el Centro Superior de Moda de Madrid de la Universidad Politécnica?

Empiezo en septiembre. Me hace mucha ilusión recibir esa formación, y tener mis estudios de diseño y moda. Tengo muchas ganas.

¿Cómo ha sido tu relación con el resto de aprendices en los talleres? ¿Y con Lara?

La relación ha sido muy buena. En las pruebas de equipo surgían chispas por la misma tensión y nervios, por no ir a la expulsión o llevar a tus compañeros. Me lo tomaba con mucha seriedad y respeto, y me ponía muy mal, pero era por la propia tensión de las pruebas. Yo a Lara le adoro y todos nos apoyamos mucho. Tenemos un grupo de WhatsApp y estamos todo el día cotorreando (risas) y deseando de vernos.

Anne Igartiburu ha dicho que quiere un vestido de la ganadora de Maestros de la costura ¿se lo harás?

Ya se lo he mandado. Porque cuando me preguntaron en el programa a quién me gustaría vestir, yo también dije ‘Anne Igartiburu’. Es una chica súper estilosa y elegante. Me lo propusieron el otro día y le he hecho un esmoquin, súper estiloso, que lo va a lucir este jueves en ‘Corazón’. Va a estar guapísima.

¿Cómo te describirías en tres palabras?

Luchadora, buena persona y feliz.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD