PUBLICIDAD
Actualidad

Las historias de superación que han invadido la tercera noche de ‘Got Talent España’

El bullying, la discriminación por marcar la diferencia o la dura historia de una familia tocada por el cáncer, los temas más emotivos de la noche

‘Got Talent España‘ está haciendo disfrutar al espectador con cada entrega de esta cuarta temporada, cargada de un equilibrio perfecto entre las carcajadas más divertidas hasta provocar las lágrimas más sentimentales. Todo para crear un espectáculo de desconexión, montado de una forma ágil y dinámica para no hacer pesada una gala que debe cubrir el tardío prime time de Telecinco.

PUBLICIDAD

La tercera gala de audiciones desde el Teatre Victòria de Barcelona ha estado marcada por varias historias de superación que han reflejado algunos de los obstáculos que por desgracia, dibujan los problemas más habituales de nuestra sociedad.

Sara y Kike, unos padres luchadores, lo sufren en sus carnes día tras día. Acudían al escenario de ‘Got Talent España’ para interpretar una canción compuesta por ellos mismos dedicada a su hija Lucía y que ese recuerdo se quedase grabado: “Es nuestra hija, tiene 3 años, tiene cáncer y es una luchadora”. La historia de una familia tocada por esta terrible enfermedad que se adentra en las casas de miles de personas cada año, y que llenaba de sentimiento a Eva Isanta, incapaz de contener las lágrimas durante la actuación. La actriz, junto a Edurne y Paz, otorgaban el Sí a la pareja con mensajes de ánimo y emoción.

PUBLICIDAD

Con tan sólo 16 años, Cristina daba el paso de cumplir su sueño de ser bailarina profesional. Su adolescencia no está siendo fácil, sufre bullying, motivo por el cual ha tenido que cambiarse de instituto. “Unos niños se metían conmigo en el colegio, me empujaban e insultaban. Encontré la salida en el baile“, relataba emocionada la joven antes de sorprender al jurado. Desgraciadamente, muchos espectadores estudiantes que han visto la gala, se han sentido reflejados en las escenas que ha tenido que sufrir Cristina en sus carnes por unos compañeros incapaces de empatizar con lo diferente o lo fuera de lo normal. Por suerte, la sociedad está cada vez más concienciada en saltar ante las injusticias, y ayudar a personas como esta joven bailarina con dulce sonrisa que arrasaba con los cuatro votos positivos del jurado.

PUBLICIDAD

La historia de Martín es, probablemente, un reflejo de muchas familias en España. Dejó de cantar para ayudar a sus padres a pagar los recibos en casa y tapar agujeros por los problemas económicos que había provocado el estar en paro. Su padre y su madre no han podido viajar a Barcelona por tener que trabajar, pero han estado presentes a través de una videollamada. Han tenido la suerte de ver cómo Risto, Edurne, Paz y Eva daban uno de los síes más grandes de la noche, y en consenso daban por hecho que si sigue su formación y persigue sus metas a pesar de las dificultades, podría llegar a actuar en los teatros de la Gran Vía de Madrid. ¡Un verdadero artistas de musicales!

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD