PUBLICIDAD
OpiniónPortada

‘Got Talent España’, el entretenimiento perfecto para despertar sentimientos

El programa producido por Fremantle mantiene su apuesta por la diversidad de concursantes con la dosis de humor, lágrimas y emoción perfecta

Hace siete días ‘La Voz‘ se hacía con el liderazgo de la noche del lunes con un excelente 19,9% de share. Un duro contrincante para el esperado estreno de la cuarta edición de ‘Got Talent España‘ en Telecinco, que a pesar de luchar contra el fenómeno recién llegado a Antena 3, consiguió captar la atención de 2.123.000 espectadores, traducido a un buen 16,6% de cuota de pantalla.

PUBLICIDAD

No lideró, pero logró algo más que digno: El aplauso casi unánime de los medios y la positiva reacción de las redes sociales, rendidos ante un regreso que acertaba de lleno con sus dos nuevos fichajes en la mesa de jueces, con su nueva localización en Barcelona, y con un casting de concursantes a la altura de lo que el espectador español solicita al ver una adaptación española de este veterano formato.

En esta segunda entrega de audiciones, ‘Got Talent Españano deja descansar al espectador ni un sólo segundo. Es como un cóctel perfecto, repleto de ingredientes de todo tipo de sabores y especias, agitados para provocar lágrimas, risas o asombro. Uno tras otro, los valientes aspirantes a ser valorados salen al gran escenario del Teatre Victòria de Barcelona para vivir el momento, y como por arte de magia, los salones de cada casa del país se convierten en una gran platea en la que los niños, padres o abuelos adquieren el papel de jueces, capaces de opinar y debatir sobre si dar o no el ansiado ‘Pase de Oro’ a todo el que pase por allí.

PUBLICIDAD

Fremantle da en la tecla al rellenar cada entrega del programa con una buena dosis de humor y emoción. El espectador lo agradece. Lo hizo con el coro de abuelos con Alhzeimer en su estreno y lo ha vuelto a hacer con un monologista diagnosticado con ELA que contagiaba ganas de vivir, o con un joven de 23 años, tímido, retraído, o como bien le ha definido Risto Mejide, “un ser especial” capaz de transmitir sin decir ni una sola palabra, simplemente con tocar la guitarra y amar el arte.

El espectador ríe. Se divierte. En definitiva, disfruta viendo a un divertido mini mago llamado Alex Dinki de tan sólo 7 años con un salero capaz de derrumbar la seria personalidad de Mejide, se asombra con el mentalista Lynch con la habilidad de engañar las mentes de los miembros del jurado sin tocarles, empatiza con Adrián y David, una pareja gay que ya fue sorprendida por una de las cámaras ocultas de ‘Gente Maravillosa’ y que ha levantado el aplauso del público por llevar por bandera la libertad, o aparta la mirada del televisor con el impactante faquir Moises.

PUBLICIDAD

 

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD