PUBLICIDAD
Opinión

¿Por qué todo el mundo habla de ‘Cachitos’ en Nochevieja?

‘Cachitos de Hierro y Cromo’ se convirtió en lo más divertido de la noche con sus irónicos rótulos.

Jorge Luís Borges decía que lo que más admiraba de la gente era la ironía, la capacidad de verse de lejos y no tomarse en serio. También decía que después iban el valor y la humildad, si esta no era ostentosa. Como si fuese un deseo, La 2 ha decicido concedérselo al escritor.

PUBLICIDAD

‘Cachitos de hierro y cromo’ ha puesto el toque de humor en la nochevieja, siempre inmóvil y monótona entre baladas de India Martínez y karaokes de Mónica Naranjo seguida del ‘Quiero ser libre’ de Los Chicos.

La noche de fiesta ha dejado claro que el espectador no solo quiere ver a Eleni Foureira subiendo el Fuego de la pantalla, y del plató, donde Eleni desaparece entre el fogonazo que expulsa la máquina de fuego del plató en un plano mal hecho.

PUBLICIDAD

Antonio Vicente y Pablo González Batista han sido los responsables de que esta programación alternativa se convierta en lo más comentado de la noche. Tal y como cuentan a El País en nueve días crearon los 600 comentarios que nos tuvieron sentados en el sofá. «Lo hicimos básicamente en dos fines de semana y las tardes de la semana en medio» relata Antonio Vicente. «Nos juntábamos por la mañana, pedíamos churros a Deliveroo y el mismo señor que nos traía los churros nos traía la comida y la cena, fue casi uno más del equipo. Poníamos la tele con los vídeos e íbamos apuntando lo que se nos ocurría» puntualiza.

Además, ambos escribieron el guión del concierto de hierro y cromo previo a las campanadas, bajo la dirección de Arantxa Soroa que arriesga en tiempos de lo políticamente correcto, ganándose al espectador.

PUBLICIDAD

Y es que estos ‘Cachitos’ no dejan de ser un diálogo con el espectador, igual que ese tuit ácido que se populariza entre el odio de Twitter o el comentario de esa tía del pueblo que ves solo en Navidad.

Los comentarios que iban apareciendo en pantalla eran una toma de confianza con el espectador. Cada vez más ácidos y cercanos. Entre los más virales, el de Bertín Osborne y su «vox», o el del «Franco bueno», Batiato, no el del ‘unboxing’.

En definitiva, una vez más, La 2 ha hecho su función, la de televisión pública valiente, quizá motivada por una menor audiencia ante la que responder yendo por delante del resto de televisiones, llevando su pasado atrás.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD