PUBLICIDAD
Opinión

¿Por qué el cierre de ‘Noticias Cuatro’ debe preocuparnos?

Cuatro prescindirá de sus bloques informativos a partir de febrero. Una noticia que nos invita a reflexionar sobre el futuro más próximo de la televisión en nuestro país.

Malas noticias para el periodismo tras pocos días de comenzar el nuevo año. Mediaset ha decidido prescindir de los servicios informativos de Cuatro. Una noticia que ha sido publicada en exclusiva por El Televisero y que no ha tardado en hacerse eco en el panorama mediático de nuestro país. Y no es para menos ya que probablemente se trata del cese que más controversia ha causado tras el fin de emisiones de CNN+ el 28 de diciembre de 2010.

PUBLICIDAD

Las sociedades que no apuestan por la información están destinadas al fracaso, siempre y cuando planteemos esta afirmación en un marco democrático. La cancelación de cualquier espacio informativo, independientemente del medio, debería de preocuparnos y, cuanto menos, invitarnos a reflexionar sobre el futuro del periodismo en nuestro país. Sin embargo, también sería interesante aprovechar que el debate se ha puesto sobre la mesa para analizar algunos aspectos curiosos que nos puedan ayudar a entender hacia dónde nos dirigimos.

«Los informativos de Cuatro cerraron 2018 con los peores datos de las cadenas generalistas»

Quizás, deberíamos empezar por recordar el carácter privado/comercial de Cuatro. Este tipo de cadenas no están sujetas a las mismas obligaciones que las televisiones públicas como TVE o las autonómicas. Por lo tanto, su modelo se basa de forma más estricta en la toma de decisiones en función de los beneficios económicos que éstas reporten al medio. O lo que es lo mismo, en las audiencias.

PUBLICIDAD

En este sentido, los informativos de Cuatro cerraron 2018 con los peores datos de las cadenas generalistas con una media de 676.000 espectadores. Lógicamente, si nos basamos en términos y valores periodísticos, esto no debería de ser una excusa para prescindir de ellos. No obstante, en las televisiones privadas este tipo de planteamientos no se contemplan del mismo modo. Una audiencia baja es sinónimo de menos ingresos publicitarios y su consecuencia directa, nos guste o no, suele ser siempre la cancelación de dicho espacio.

Aunque está claro que este ha sido un factor de peso en la toma de esta decisión, desconocemos qué se esconde exactamente detrás de este fatídico acontecimiento para el periodismo español. En este sentido, las redes sociales no han tardado en formular dispares hipótesis sobre las causas: desde Vox hasta el nuevo programa de Risto Mejide, pasando por ‘First Dates’. Hay quienes incluso se han alegrado al conocer la noticia justificando que ‘Noticias Cuatro’ era un ejemplo de manipulación. Personas cuya satisfacción justifica todavía más la necesidad de incrementar los contenidos relacionados con la información.

PUBLICIDAD

Alegrarse por el cierre de un medio o de un servicio informativo es como alegrarse por la pérdida de derechos y libertades

Alegrarse por el cierre de un medio o de un servicio informativo (público o privado) es como alegrarse por la pérdida de derechos y libertades. Los que se llenan la boca hablando sobre manipulación parece que han olvidado cómo era el panorama mediático español cuando la democracia dejó de existir en este país. Es indiscutible que todavía queda mucho por conseguir y es necesario seguir apostando por una información libre de intereses políticos y económicos. Algo que jamás conseguiremos mientras aplaudamos el cierre de aquellos espacios que invitan al debate y a la reflexión.

Por otro lado, desde que hemos conocido la noticia, el entretenimiento ha pasado a convertirse en enemigo número uno de los españoles. La expresión panem et circenses ha sido una de las más utilizadas a la hora de definir el cese de los informativos de Cuatro. Sin embargo, basta con echar un simple vistazo a las audiencias para darnos cuenta de que los programas que más éxito tienen hoy en día -y desde tiempo atrás- en nuestra parrilla  son los de entretenimiento. Por lo tanto, antes de buscar un adversario sin pies ni cabeza, centrémonos antes en analizar las causas reales.

Si los espacios de entretenimiento no contaran con el apoyo actual por parte de la sociedad y su audiencia fuera en descenso, sin duda alguna, su futuro se pondría sobre la mesa. De hecho, cada año vemos como ciertos programas de este calibre son cancelados a las pocas semanas si no cosechan los datos esperados. El problema que ha tenido ‘Noticias Cuatro’ es que la dirección ha tomado una decisión trascendental sin plantear nuevas opciones sobre la mesa que apostaran por mantener la actualidad informativa. De este modo, Cuatro pasará a convertirse en una cadena dedicada exclusivamente a la distracción.

Hoy no es un buen día para el periodismo español. Pero sí es una oportunidad para pensar sobre el modelo televisivo que queremos ver en los próximos años. Desde luego contamos con los recursos necesarios para apostar por contenidos de calidad que permitan satisfacer las necesidades de todos los públicos: información, deporte, cultura, investigación, entretenimiento, educación… De nuevo, nos encontramos ante un ejercicio de voluntad.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD