Actualidad

El impactante cambio de imagen de Toñi Moreno convertida en vagabunda

La presentadora será la protagonista por primera vez de las cámaras ocultadas en su programa de Canal Sur, ‘Gente maravillosa’

Las cámaras ocultas es algo que siempre ha caracterizado al programa ‘Gente Maravillosa’. Semana a semana, el programa de Canal Sur presentado por Toñi Moreno apuesta por realizar experimentos sociológicos en los que se pretende comprobar si los andaluces son capaces de empatizar con personas que sufren algún tipo de discriminación y se atreven a defenderles frente a sus detractores. Así, se ponen en evidencia problemas que siguen existiendo en nuestra sociedad como es el caso de la homofobia, el racismo o el machismo gracias a actores que simulan todo tipo de situaciones frente a personas anónimas.

Normalmente, este tipo de cámaras ocultas las protagonizan actores profesionales, pero esto cambiará en el programa número 100. Y es que con motivo de esta celebración, será la presentadora Toñi Moreno la encargada de ponerse en la piel de un afectado. La presentadora, se transformará en una mendiga que acude a una mañana a un bar a desayunar y es increpada por el dueño del bar en el que se encuentra. Será su primer trabajo como actriz en Canal Sur.

El equipo del programa andaluz la caracterizó para evitar que fuese descubierta por los clientes del bar, y la vemos totalmente transformada en una mendiga, una imagen que seguro impactará a los espectadores del formato. Aunque esta entrega aún no se ha emitido si que ha lanzado un avance en el que ya vemos algunos momentos de la cámara oculta. Las lágrimas, los gritos y la sensibilidad de la gente son sin duda los protagonistas de este momento que bien seguro dará pie a muchos comentarios en la cadena automática andaluza.

El objetivo del programa es centrarse en como muchas personas discriminan a los mendigos por el simple hecho de serlo. En este caso, vemos como el dueño del bar, intepretado por un actor, intenta echar a Toñi de su recinto en el que estaba desayunando. «¡Esto no es un comedor social! Dejarla meterla ahí…», le grita, mientras que ella rompe a llorar, suplicando que no la echen: «Yo no bebo alcohol, no tengo casa pero  no bebo alcohol», ya que el dueño no duda en acusarle de querer dinero para emborracharse. Los clientes del bar, no dudan en salir a su defensa, amenazando incluso con abandonar el recinto inmediatamente.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *