EurovisiónOpiniónPortada

¿Es Operación Triunfo la preselección ideal para Eurovisión?

El representante que abanderará a España en Tel Aviv, un año más, será uno de los concursantes del talent show de Gestmusic.

Falta poco más de un mes para conocer quién será la persona -o personas- que nos representará(n) en el próximo Festival de Eurovisión. De nuevo, Televisión Española ha vuelto a dejar el proceso de preselección en manos de ‘Operación Triunfo’. Una fórmula que ya se utilizó en los primeros años del reality y que se recuperó en la edición del 2017. Ahora bien, es interesante que analicemos los pros y los contras de un sistema que, a pesar de las altas expectativas y de su fuerte impacto mediático, no consiguió mejorar los resultados de nuestro país en la clasificación final del certamen europeo.

PUBLICIDAD

Partimos de la base de que ‘Operación Triunfo’ es un reality. Es decir, en la mayoría de ocasiones la audiencia valora la personalidad de los concursantes más allá del nivel de talento que puedan tener. Es un hecho que en este tipo de programas no siempre gana el que mejor canta, sino el que mejor ha sabido conectar con el público. Y lo mismo sucede a la hora de elegir a nuestro representante para Eurovisión.

El pasado año Amaia y Alfred sedujeron al público español con una balada de amor. Sin entrar o no en si el tema escogido era el idóneo, está claro que en este caso la canción era lo de menos. La audiencia quiso que nos representara la historia de amor de los dos concursantes. Al parecer, estábamos convencidos de que serían capaces de seducir a los eurofans del resto del continente tal y como lo hicieron con nosotros.

PUBLICIDAD

“Mientras en España los televidentes suspiraban al ver a los dos jóvenes cantar sobre el escenario de Lisboa, en el resto de Europa aprovechaban para ir al baño”

Quizás olvidamos el pequeño detalle de que fuera de nuestro país nadie sabe de la existencia del canal 24 horas de ‘Operación Triunfo’ y, como consecuencia, desconocen el día a día de la academia: dramas, romances, carpetas, discusiones… De este modo, mientras en España los televidentes suspiraban al ver a los dos jóvenes cantar sobre el escenario de Lisboa, en el resto de Europa aprovechaban para ir al baño. Y eso que actuaron en segundo lugar.

Por otro lado, y centrándonos más en esta edición, prácticamente ningún concursante ha mostrado sus ganas por participar en el festival. Tan sólo Famous -que todo apunta a que será él quien finalmente nos represente- ha manifestado algo de interés. Con la cantidad de artistas que hay ahí fuera esperando una oportunidad como esta, cabe plantearse si vale realmente la pena apostar por un grupo de jóvenes cuyo deseo de representar a España en Eurovisión es ínfimo. Al fin y al cabo, todos sabemos que cuando falta motivación los resultados dejan mucho que desear.

PUBLICIDAD

“No es necesario recordar lo sucedido en las últimas ediciones con la delegación española…”

Ahora bien, su reacción tampoco tendría que sorprendernos teniendo en cuenta que la experiencia de todos estos años ha demostrado que el trasfondo del problema va más allá. La canción y el artista son importantes, sí. Pero también es fundamental rodearse de un buen equipo que sea capaz de gestionar y representar a la candidatura como es debido. No es necesario recordar lo sucedido en las últimas ediciones con la delegación española ni los nombres de sus protagonistas…

Es indiscutible que ‘Operación Triunfo ‘ha conseguido que Eurovisión se convierta de nuevo en uno de los eventos del año. Además, se trata de un formato infinitamente mejor que todas las anteriores preselecciones eurovisivas que ha celebrado TVE. Eso sí, es indiscutible que el factor reality pesa, y mucho. Mientras las carpetas y la simpatía de los concursantes estén por encima de la calidad musical de los temas que defienden, podemos estar convencidos de que tardaremos muchos años en volver a escuchar “12 points go to Spain”.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD