Opinión

Reducir las series a 50 minutos ¿Acierto o error?

El pasado mes de julio el grupo Atresmedia anunciaba que las nuevas series que llegarían al canal a partir de 2019 tendrían una duración de 50 minutos. Con el objetivo de fomentar la compra de ficciones españolas en países extranjeros. ¿Pero hasta qué punto esto resultará beneficioso?

España es uno de los pocos países que aún no se había adaptado a los estándares de duración internacionales en cuanto a ficción. Mientras que en otros países las series duran en torno a los 50 minutos, en nuestro país se siguen alargando hasta los 70 minutos. Esto dificultaba mucho que las cadenas de televisión extranjeras pudiesen programar nuestras series con facilidad.

PUBLICIDAD

Esta duración tan desmesurada no solo afectaba al comprador extranjero, sino que también lo hacía al propio espectador español, que se sentaba semana a semana a ver su serie favorita en la pequeña pantalla. Lo hacía con tramas de relleno que poco aportaban al interés general de la serie cuyo principal objetivo era aumentar el minutaje. Obligando a que el espectador tuviese que trasnochar.

Hasta este punto, la arriesgada y valiente decisión de reducir la duración de nuestras series en 20 minutos solo tiene connotaciones positivas; pero ¿cómo afectará esto realmente a las audiencias de las cadenas que afronten el reto?

PUBLICIDAD

Esta duración para series de ficción ya fue testada en España con anterioridad. La serie ‘Refugiados’, emitida en laSexta en 2015, es uno de los ejemplos. Esta serie fue una coproducción de Atresmedia y la BBC con una única temporada de ocho capítulos de 50 minutos de duración que no resultaron del todo exitosos en nuestro país. Si bien 4,3 millones de espectadores y un 25% del share asistieron a su estreno en simulcast en todas las cadenas de Atresmedia, sólo un 5,8% del share y 1,1 millón de espectadores llegaron hasta el final de la historia.

El ejemplo inmediatamente posterior a ‘Refugiados’ fue ‘El incidente’. Ficción grabada en 2015 pensada para ser contada en 8 capítulos de 50 minutos de duración, que no llegó a ver la luz con esta extensión, ya que finalmente fue estrenada dos años más tarde con una versión de 5 capítulos de 70 minutos, promediando un 12,1% de share.

PUBLICIDAD

El ejemplo más reciente lo encontramos en ‘La catedral del mar’, la serie estrenada en mayo de 2018 en Antena 3, que pese a ser el ejemplo más exitoso de los citados, llegó a caer en su penúltimo episodio hasta un 13,8% de share y 1,9 millones de espectadores.

¿Estamos preparados para una duración de 50 minutos?

Analizando estos datos observamos que reducir las series a 50 minutos no es garantía de éxito. De hecho, la serie más vista en nuestro país, ‘La que se avecina’, en la actualidad ronda los 80-90 minutos de duración, y a los espectadores esto parece no molestarle. La serie de Telecinco promedió en su última temporada un 20,4% de share.

En segundo lugar, la decisión de acortar el minutaje podría mermar el share del producto en cuestión. Que un espacio se emita hasta pasada la madrugada hace que su cuota de pantalla se infle, al extenderse a una franja no tan competitiva como el prime time. Este es el secreto de mucho de los programas que se emiten en nuestra televisión, que pese a no tener una cantidad descomunal de espectadores, consiguen arrasar en share.

Por otro lado, los espectadores esperan que la reducción en la duración de las series les revoque la obligación de trasnochar. Pero el share y la rentabilidad mandan aún en el consumo lineal de televisión y que las series duren menos se traducirá, probablemente, en un retraso del comienzo del prime time y una mayor extensión de los programas del access.

El reducir la duración de cara a la exportación tampoco es demasiado importante. En los últimos años la venta de nuestras series en el extranjero está aumentado de forma muy considerable tanto para plataformas online como Netflix, donde la duración de los formatos no es relevante. Como incluso para cadenas de televisión convencionales donde los capítulos de nuestras series se dividen en dos para ser fácilmente programables. Esto último lo vemos, por ejemplo, en la cadena argentina Telefe que adoptó este modo de emisión para ‘El príncipe’, ‘Frágiles’ y ‘Velvet’.

A todo esto hay que sumar la falta de adecuación de nuestra parrilla a estas duraciones. En el exterior se programan dos series en prime time de 50 minutos cada una, el mismo modelo que se sigue en España para programar las series extranjeras. El problema es que nuestro prime time empieza en torno a las 22:45 h., por lo tanto, la existencia de un segundo prime time es impensable y esto sólo se podría solventar con un buen programa de late night que empiece inmediatamente después y consiga arrastrar las audiencias del prime time.

Otra opción podría ser hacer una versión internacional de capítulos de 50 minutos y otra versión local que se adapte mejor a nuestros horarios y anunciantes, como ya se hizo con ‘El tiempo entre costuras’ de Antena 3.

Todas estas cuestiones las podremos comprobar a partir de 2019, fecha a partir de la cual Antena 3 será pionera en España en hacer que todas sus series duren 50 minutos.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD