AudienciasPortada

La crítica de la semana: El despertar de la audiencia

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 12 al 18 de noviembre de 2018

PUBLICIDAD

El poder de la televisión es innegable, de la misma forma que agita a las masas a través de un reality show sirve de señuelo para atrapar a un criminal amante del cachopo. Esta semana nos deja dos buenos ejemplos de las distintas sinergias que todavía se generan entre medio y espectador.

En España suscita más indignación unos abucheos supuestamente enlatados en un programa de televisión que una fundación que promueve la figura de un dictador. La polémica persigue una semana más a ‘GH VIP’ que lejos de resentirse de las críticas sigue rompiendo audímetros y reafirmándose como el programa de entretenimiento más visto en lo que va de curso. Los seguidores del programa han iniciado varias campañas a través de Twitter para mostrar su disconformidad respecto al trato que está recibiendo el tándem formado por Miriam Saavedra y el Koala. Se quejan de manipulación por parte del programa, de videos censurados, de la actitud poco neutral por parte del presentador… y un sinfín de acusaciones más que les enerva más que cualquier sandez que pueda soltar Albert Rivera en su turné por España. Los que defenestran el concurso son los mismos  que están enganchados a él, como una droga que les agita y les atrapa a la vez,  con sus acciones lejos de perjudicar al programa están amplificando su contenido.

PUBLICIDAD

Antes de escribirla pido perdón por esta expresión tan manida, pero hablen bien o hablen mal, la cuestión es que hablen, y cuando tanta habladuría se convierte en audiencias estratosféricas la cadena no hace otra cosa que frotarse las manos ante la indignación de los talibanes del programa. ‘GH VIP’ es el programa de la temporada, copando cinco noches a la semana en la parrilla de Telecinco, y rozando el 30% en sus dos galas semanales. La verdad es que la competencia tampoco le pone las cosas muy difíciles, pero lo del reality es una de las granes hazañas televisivas del año. El público sigue enganchado semana tras semana al talento innegable de una peruana para el reality show. Miriam Saavedra brilla por encima del resto de habitantes con su entrega absoluta al concurso, delirante y excesiva a la vez. Su periplo y el supuesto mal trato que recibe por parte del programa es capaz de enfurecer a las masas, que ven cualquier movimiento de Telecinco como un agravio hacia su heroína mata gusanos. Deberían relajarse, si el programa ha tenido  una cosas clara desde el inicio es que por el bien de sus carteras Miriam debía llegar hasta el final.

Esta semana la televisión demostró una vez más, por extraño que parezca, su faceta de servicio público. Como si fuera una escena costumbrista rodada por Almodóvar, una señora que estaba viendo ‘El programa de AR’  en un bar de Zaragoza descubrió que un supuesto delincuente fugado estaba trabajando como cocinero en su restaurante. Con ello llegó el aviso a la policía y la posterior detención del Rey del Cachopo. La noticia fue seguida con gran interés por la audiencia otorgando a ‘Ya es mediodía’ su máximo histórico con un correcto 12,9% de share. El trabajo periodístico más suculento relacionado con este adalid de la picaresca española no llegó hasta la noche, cuando Gloria Serra y todo su equipo trabajaron a contrarreloj para ofrecer un reportaje sobre el magnate de los rebozados. ‘Equipo de investigación’ logró uno de sus mejores registros anuales al alcanzar el 8, 2% de share. Más allá del interés que pueda despertar el Rey del Cachopo, el programa ha logrado inocular en el imaginario colectivo un sello distintivo, posicionándose y diferenciándose de la competencia en sobreexplotado terreno del reportaje de investigación. Una puesta en escena reconocible y una narración característica conforman las señas de identidad de un formato que goza de una legión de fieles semana tras semana.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD