PUBLICIDAD
Opinión

¿Por qué debemos desechar el término telebasura?

Programas de entretenimiento como los realitys no ha venido a destrozar la televisión, han llegado para salvarla y estas son las razones.

El término telebasura es un neologismo aplicado a diversos modelos televisivos. Está definido por la RAE como «el conjunto de programas televisivos de contenido zafio o vulgar».

PUBLICIDAD

Los programas considerados telebasura son duramente criticados por el groso de la población, incluyendo a gurús en el medio, académicos e incluso algunos directivos de televisión. Es habitual escuchar comentarios despectivos hacia este tipo de contenidos televisivos o la negación de muchos espectadores de consumirlo.

Numerosos artículos nos hablan de la telebasura como si de la decadencia de la televisión se tratase y la cataloga como televisión de baja calidad. En mi opinión, no hay nada más desacertado que considerar telebasura al tipo de programa que genera más audiencia, repercusión y rentabilidad económica.

PUBLICIDAD

Las cuotas más altas de share

‘Sálvame’, ‘GH VIP’ o ‘Supervivientes’ son los perfectos ejemplos para ilustrar la salud de la que gozan este tipo de programas, salud con la que, por desgracia, ya no cuentan todos los géneros televisivos. ‘Sálvame’ es un magacine diario de cuatro horas de duración y tras casi 10 años de emisión se ha mostrado incombustible. Suele rondar el 16%-17% de share y reúne cada tarde en torno a 1,7 millones de espectadores.

La caída en audiencias de la versión de anónimos de ‘GH’ hizo que saltaran las alarmas, y que algunos vaticinaran el fin del modelo de programación de Telecinco. Meses más tarde llegó la nueva edición de ‘Supervivientes’ que, por sorpresa cerró temporada promediando su mayor cuota de pantalla hasta la fecha: un 29,2% y 3,3 millones de espectadores.

PUBLICIDAD

En septiembre de 2018 llegó una nueva edición de ‘GH VIP’. El reality acumula hasta la fecha un formidable 29,5% de share y 3 millones de fieles. Se ha convertido por el momento en la segunda edición más vista de la historia del formato. Con estos datos queda más que claro que el género del reality y este modelo de programación, no solo no están agotados, sino que se encuentran en uno de sus mejores momentos.

Abundancia de contenido, abundancia en parrilla

Los programas denominados ‘telebasura’, son grandes generadores de contenido que nutren al resto de programas de la cadena en la que se encuentren. Programas como ‘Supervivientes’ o ‘Gran Hermano VIP’ en sus meses de emisión nutren de contenidos a una larga lista de programas: ‘Sálvame’, ‘El programa de Ana Rosa’, ‘Ya es mediodía’, ‘Socialité’, ‘Deluxe’ o ‘Viva la vida’. Repercutiendo, además, de forma muy positiva en su audiencia.

Además de dar contenido, estos realitys emiten tres días en prime time -martes, jueves y domingo-; dos access  -lunes y miércoles-; y su resumen diario en una de las temáticas del grupo, Divinity. Por lo tanto, su presencia en parrilla es casi permanente y al espectador esto parece no molestarle.

Más allá de la televisión

Que programas como ‘Supervivientes’ o ‘Gran Hermano’ sean TT en todas sus emisiones no es ninguna noticia, de hecho muchos programas de televisión lo consiguen. Sin embargo estos dos formatos son líderes en el ranking social en su periodo de emisión. Por ejemplo, esta edición de ‘GH VIP’ acumula 7,3 millones de comentarios en Twitter hasta la fecha.

Pero los realities no solo pasan de la tele a las redes; estos programas generan siempre muchísimo impacto entre la población y al día siguiente de su emisión son el tema de conversación de casi todos los españoles. Es habitual escuchar por la calle a gente muy dispar hablando sobre la expulsión de algún concursante o de alguna polémica surgida dentro del reality de turno.

Consumir programas de este tipo se está convirtiendo en un elemento común en la vida diaria de los españoles. Ya seas adulto o joven, si quieres estar al día de lo que se habla en la universidad, en el instituto, en redes sociales o en tu trabajo, y entender todo el mundo subterráneo que emana de los mismos (Vines, gif, frases hechas, etc.) tienes que estar al día del reality del momento.

Gusta a los jóvenes

Que los jóvenes consumen cada vez menos la televisión lineal es un hecho. Las plataformas online hacen cada vez más difícil que este tipo de público consuma productos televisivos de forma tradicional. Sin embargo, si hay un género estrella donde todavía no se ha notado la huida de los jóvenes son los realitys, que suelen ser líderes entre el público más joven, uno de los targets más codiciados por los anunciantes. La edición pasada de ‘Supervivientes’ reunió de media a un 34,3% de los espectadores comprendidos entre los 13-24 años, haciendo que su target comercial ascendiese hasta el 27,6%.

Una visión al futuro

Son muchos los teóricos y expertos en televisión que auguran el fin de la televisión en manos de las plataformas de vídeo bajo demanda. Sin embargo, no debemos aventurarnos a que la televisión vaya a desaparecer como tal, sino que mutará en algo distinto.

Menos espacio para el cine repetido y las series enlatadas (los dos contenidos que más pérdida de espectadores están experimentando) y mucho más espacio para la televisión en directo, aquella que te provoque la sensación de obligación de verla en el momento.

En la televisión del futuro también deben caber grandes productos como la información, el deporte, la música en vivo, la ficción de calidad, los magacines en directo y sobre todo los programas de entretenimiento con especial dedicación a su género estrella: el reality.

Lo que conlleva un reality

Para que un programa atraiga a una cantidad de público tan descomunal y pueda rellenar tres prime times de cuatro horas de duración sin mostrar síntomas de agotamiento o falta de contenido, tiene que haber un gran equipo de trabajadores detrás. Empezando por un excelente equipo de casting, que elige a los concursantes de forma ejemplar, un espectacular equipo de guión que hace que el formato siempre esté vivo, una buenísima realización que permita que podamos ver 24 horas en directo, y que las galas en plató tengan una calidad excelente, y por último una cadena que sepa programar y cuidar a su producto estrella.

Observando pues, el alto número de espectadores que siguen estos programas, el impacto social que generan, el favor que le está haciendo a nuestra televisión, y el gran equipo que mueven este tipo de producciones manteniendo viva la industria televisiva ¿De verdad deberíamos de seguir considerando telebasura a estos géneros televisivos? Es un término que no solo ataca al espectador consumidor de este tipo de contenidos, sino que también lo hace con todo el equipo humano que realiza este tipo de televisión.

La realidad, pese a quien le pese, es que la telebasura esta copando nuestra televisión cada vez más,  y que el número de seguidores cada vez es mayor. Por lo tanto, deberíamos de dejar de lado el nombre del género y los prejuicios que conlleva y empezar a valorarlos de la forma en la que se merecen. ¡Larga vida a la telebasura!

Y ADEMÁS:
Share:

1 comment

  1. Paco 18 octubre, 2019 at 06:40 Responder

    A mi no me afecta de que vean estos programas pero a mi me molesta que defiendan la telebasura como si fuera un dios ¡FUERA TELEBASURA!

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD