PUBLICIDAD
Actualidad

Aina Clotet acusa a la «feminista» Leticia Dolera de excluirla de una serie por estar embarazada

En un comunicado, la actriz Aina Clotet ha acusado a Leticia Dolera de excluirla de una serie por estar embarazada. «Asumí que una serie feminista no me excluiría por un embarazo», afirma.

La actriz y hermana del también actor Marc Clotet, responde a la polémica decisión de la directora de la serie ‘Déjate Llevar’ de #0, que la apartó de la misma por «incompatibilidades con su personaje».

PUBLICIDAD

Aina Clonet iba a ser un personaje fundamental en la serie ‘Déjate Llevar’, que Leticia Dolera dirige en #0. Sin embargo, esta decidió prescindir de ella tras comunicarle que estaba embarazada, alegando que «diferentes escenas de sexo no podían encajar con una persona, que, al comienzo de la grabación, estaría embarazada de 4 o 6 meses».

Ahora, la propia protagonista nos ha dado a través de un comunicado su versión de los hechos, que reproducimos a continuación:

PUBLICIDAD

«Durante los últimos meses muchos periodistas han contactado conmigo para conocer los motivos por el cual la serie ‘Déjate llevar‘ creada, dirigida y protagonizada por Leticia Dolera, había decidido sustituirme y si eso tenía alguna relación con mi embarazo. A pesar de la insistencia de varios medios, siempre he tenido claro que no quería hacer ninguna declaración. En primer lugar, porque la situación me había causado mucho estrés, y quería proteger mi estado gestacional. En segundo lugar, porque no quería que mis posibles declaraciones se percibiesen como un ataque de Leticia ni al proyecto. Y en tercer lugar porque quería canalizar esta dura experiencia en buscar soluciones para evitar que las actrices embarazadas puedan sufrir la desprotección legal en la que yo me he encontrado.

Sin embargo, pese a mi silencio, la semana pasada varios medios de comunicación publicaron unas declaraciones de Leticia que me resultaron sorprendentes, y he considerado hacer público algunas de las circunstancias que rodearon mi salida de la producción.

A finales de junio fui seleccionada para interpretar un personaje protagonista de la serie. El rodaje estaba previsto desde mediados  de septiembre a finales de noviembre y mi personaje tenia unas 25 sesiones de trabajo, lo que suponía la mitad del tiempo de la filmación. A principios de julio descubro que estoy embarazada de cuatro semanas. Conozco perfectamente las características del personaje y decido comunicar inmediatamente la noticia a la directora, con la voluntad de ayudar a la producción y para que se puedan plantear la organización del rodaje teniendo en cuanta mi estado.

En mi anterior embarazo tuve que renunciar a proyectos profesionales porque, en esta ocasión, coincidían con un momento muy avanzado de mi gestación por lo que ni me planteé poder participar en ellos Pero esta vez empezaba a rodar estando poco más de tres meses y medio (no de 4 o 6 meses como se ha publicado), por lo que entendí que, con una planificación adaptada, podría rodar a mayoría de mis escenas antes de que mi embarazo fuese perceptible. Si llegado el momento en que mi embarazo fuese visible quedasen escenas pendientes de rodar entendía que se podía recurrir a cualquiera de las técnicas que utilizamos deforma habitual en estas  circunstancias, como adaptar el vestuario, ajustar planos de cámara, sugerir que el personaje, que ya es madre de dos niñas, no necesita tener un vientre completamente plano, usar dobles de desnudos puntuales… Y así lo propuse. Entiendo que dicha adaptación suponía un esfuerzo para todo el equipo pero, como en el sector audiovisual es habitual adaptarse a todo tipo de imprevistos asumí que la producción de una serie marcadamente feminista  y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad, consideraría todas las opciones para no excluirme solo por estar embarazada.

Dos días después de comunicar la noticia, la directora me informa telefónicamente que no creen que puedan contar conmigo porque hay un problema con la póliza del seguro que establece un coste altísimo para cubrir cualquier problema derivado del embrazoy que además ven complicado cambiar el plan de rodaje.

Dado que mi interés y compromiso con esta serie era absoluto y entendiendo que parte del problema residía en un motivo económico (cambiar el plan de rodaje puede suponer un aumento presupuestario), puse a disposición mi salario para cubrir cualquier coste adicional que mi embarazo pudiese suponer a la producción.

Soy plenamente consciente de la enorme presión que conlleva dirigir y producir un proyecto como este. Pero por otra parte creo que es necesario mostrar la otra cara de la moneda, la de la presión que tiene la mujer que se queda embarazada y tiene que decidir si esconde su embarazo para conservar el trabajo o lo explica para favorecer la organización del mismo, arriesgándose a perderlo. Yo opté por decirlo por lealtad al proyecto y perdí un trabajo importante para mí, así como otro trabajo que rechacé por formar parte de este.

Creo, fervientemente, que ninguna mujer debería verse en la necesidad de ocultar algo así para proteger su carrera profesional y siento que es compromiso de todas y todos luchar por una sociedad justa y equitativa, que no reduzca las oportunidades de las mujeres en momentos tan cruciales como el embarazo o la maternidad», concluye Aina Clotet.

PUBLICIDAD

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD