PUBLICIDAD
OpiniónPortada

¿Por qué a los millennials no nos gusta decir «mariconez»?

¿Es ‘mariconez’ una expresión homófoba? ¿Quién decide si esta lo es? ¿Debemos revisar la forma en que nos expresamos?

Todas estas preguntas nos han planeado esta semana en nuestra cabeza. Todo esto gracias a la joven María Villar, concursante de ‘Operación Triunfo’, quien tras el reparto de temas se negaba a cantar un verso de la canción de Mecano ‘Quédate en Madrid’. «Siempre los cariñitos me han parecido una mariconez«, dice este. La cantante denunciaba así el fondo homófobo que tendría tal expresión, aunque recalcaba: «Entiendo que eran otros años».

PUBLICIDAD

Sin duda, tal propuesta no ha sentado nada bien a Ana Torroja, cantante de Mecano y actual miembro del jurado de ‘OT 2018’. La vocalista aseguraba no haber autorizado el cambio de letra. Además, ha defendido el uso del término cuestionado y justificaba el significado de ‘mariconez’ en ese contexto. «Tontería, bobada, estupidez, y hasta cursilería», especificaba la artista.

Supongo que Ana Torroja pensará que a estas alturas de la vida cómo va a venir una cría de 26 años a darle lecciones de moralidad y respeto. Que después del recorrido y del ‘hit’ que ha sido esta canción alguien se atreva a cuestionarla. E incluso que ella ponga en el punto de mira las expresiones que se han utilizado siempre.

PUBLICIDAD

Pues efectivamente, las nuevas generaciones venimos a cambiar las cosas. Venimos a romper con lo que se ha normalizado en nuestra sociedad que nos oprime y nos encierra en armarios. Al fin y al cabo solo intentamos dar un toque más inclusivo a una canción ya un poco obsoleta.

En este caso María ha hecho de portavoz de toda esta generación, que sí me representa. La concursante sin darse cuenta nos ha representado a muchos. Estamos hartos de que se asocie lo homosexual a lo cursi, a una tontería o a una estupidez, que se utilice el término de una forma despectiva como hace la canción.

PUBLICIDAD

Ahora son muchos los que se rompen el pecho por Mecano, como si tratáramos de ensuciar su reputación. No. Somos conscientes de lo que ha sido y sigue siendo. Incluso la importancia que ha tenido para la visibilización del amor homosexual con canciones como «Mujer contra mujer». Pero igual que somos conscientes de esto, lo somos para denunciar la homofobia interiorizada que también tiene Mecano. Sí, lo siento, sé que estoy atacando a los himnos de juventud de mucha gente.

Me gustaría que todas estas personas que se están rompiendo la espalda por defender a Mecano se la rompieran de la misma manera para tratar de entender porque ‘mariconez’ es homofobia. Me parece curioso que nos sigan diciendo a las personas del colectivo LGTB lo que es o no es homófobo. Así que, Ana Torroja y demás, no nos digáis que es o deja de serlo.

Y sí, considero que ‘mariconez’ es ofensivo y es homófobo. Igual que decir que algo es de ‘nenazas’ o es un ‘coñazo’ es machista. Que las personas del propio colectivo nos hayamos apoderado de dichos términos como ‘maricón’ o ‘bollera’ para así rebajar su significado y utilizarlo como escudo no significa que pueda ser utilizado por cualquiera ni en cualquier contexto. En el fondo no es tan complicado de entender.

Es decir, que al fin y al cabo no es tanto la palabra en cuestión sino quién la diga y en qué ambiente. No es igual de ofensivo que una persona se llame a sí misma ‘maricón’ a que se lo llame una persona externa y añadiéndole connotaciones negativas.

Al fin y al cabo lo que nos molesta no es la canción en sí. Nos irrita que una concursante proponga modificar de forma excepcional una palabra en una canción y se le niegue. Entendemos que la canción tiene muchos años y que, de saberlo, tal vez se hubiera cambiado ‘mariconez’ por otra palabra. Ana Torroja y José María Cano tenían la opción de rectificar y dar pie a una versión de ‘Quédate en Madrid’ mucho más inclusiva. No ha sido así. Estos, desde mi humilde punto de vista, han quedado como dos personas que no aceptan las críticas y no dispuestas a aprender.

Pero aún así, no creo que haya sido tan negativo todo lo sucedido. Gracias a María Villar se ha puesto en el foco de mira la homofobia interiorizada. La cantante ha abierto un debate que ha dado mucho que reflexionar. Gracias a ella muchas personas han conocido, cuestionado y rectificado expresiones que hasta entonces no se habían dado cuenta que tenían un fondo de lo más homófobo. Gracias a María y a OT muchas personas han aprendido.

En definitiva, gracias María por poner en el foco de mira algo tan necesario. Y a los millennials sí nos gusta la ‘mariconez’. No nos gusta su utilización con connotaciones negativas. No nos gusta la homofobia.

Ilustración de: @oskarbuto_art (Instagram)

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD