PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: Tan lejos, tan cerca

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 22 al 28 de octubre de 2018

PUBLICIDAD

Las preferencias de los espectadores españoles van mucho más allá de sus fronteras y demuestran que la empatía es universal, independientemente de la procedencia del narrador. Mires donde mires, lo importante es no mirarse el ombligo.

En los 80 los culebrones importados de Sudamérica desembarcaron en la televisión española convirtiéndose en auténticos fenómenos sociales. Su hegemonía en el terreno de la telenovela duró hasta bien entrados los 2000, cerrando el ciclo con el apabullante éxito de ‘Pasión de gavilanes’ en las tardes de Antena 3. Desde ese momento las historias de amor con pérfidas malvadas de acento latino desaparecieron de las televisiones generalistas para convertirse en un reducto de la TDT. Su aceptación, aunque menor, siguió dando buenos resultados a canales de nueva hornada como ‘Nova’, que sustentaron su parrilla con el género del culebrón suramericano. Muchas son las telenovelas que se han proyectado en el canal de Atresmedia en los últimos años, pero el verdadero revulsivo para el canal fue el estreno en 2018 de algo casi impronunciable, ‘Fatmagül’. En este caso el culebrón tenía sabor turco, reproducía los mismos esquemas de las historias de amor suramericanas pero en este caso con roles menos histriónicos. Tal fue su buena acogida, que la serie llegó a copar cada día el número uno de las emisiones más vistas de la TDT.

PUBLICIDAD

Algún programador avispado vio el filón de los seriales otomanos y tras el demoledor triunfo de ‘Fatmagül’ vino ‘Amor a contrabando’, otro éxito de Nova que roza el medio millón de espectadores. Los romances con sabor turco parece que han venido para quedarse y ahora es el turno de ‘Kara Sevda’. Un nombre sencillito y de fácil recuerdo; pese a que en España nos empeñamos en traducir la mayoría títulos de cine americano, con las telenovelas parece que no hay ningún problema a pesar de tener nombres imposibles. Más allá de su delicada pronunciación, la serie llegaba bajo una campaña de promoción digna de Netflix, con estreno multicanal incluido y sobreimpresiones a mansalva. La estrategia funcionó y el culebrón turco ya se encuentra entre los grandes éxitos de Divinty junto a ‘Cazamariposas’ y al ‘Resumen de GH VIP’, llegando a superar el 4% de share en la tarde del viernes. La serie es lo que es, que nadie se espere la versión árabe de ‘Big Little Lies’, pero ofrece una versión modernizada del genero del culebrón en el que los paisajes de la siempre excelsa Estambul adornan la historia de amor entre clases sociales mil veces contada.

España mira a Oriente y no solo en el terreno de la ficción. Si en los culebrones entre tanta fantasía podemos encontrar un resquicio de valor sociológico, el periodismo de investigación nos ofrece una mirada tremendamente más incisiva. ‘España mira a la meca, con Ana Terradillos al frente, va mucho más allá de los clichés habituales de narcotráfico y terrorismo que nos ha venido hasta ahora la televisión en relación a la comunidad musulmana española. Del choque cultural surge inevitablemente el conflicto pero la mirada de Terradillos va mucho más allá de lo obvio. La periodista analiza la realidad sin juzgarla, dando espacio a todos los planteamientos pero incidiendo en aquellos que ponen en riesgo la libertad personal del individuo, especialmente de las mujeres. Un trabajo riguroso a la vez que entretenido que demuestra que la diferencia hay que abordarla sin complejos y manteniendo una mirada limpia de prejuicios. El nuevo espacio de reportajes de Telecinco para el lunes por la noche se ha hecho un hueco en la franja y lideraba esta semana con un aceptable 12% de share.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD