PUBLICIDAD
Actualidad

Menos público y un escenario más pequeño: así será Eurovisión 2019

El Centro de Convenciones de Tel Aviv albergará las semifinales y la gran final del Festival los días 14, 16 y 18 de mayo. 

>La polémica con la celebración de Eurovisión 2019 continúa.  Desde que Netta Barzilai se alzó con la victoria en Lisboa el pasado mes de mayo con el tema Toy, el conflicto entre la UER (Unión Europea de Radiofusión) y la televisión pública de Israel, KAN, no ha parado de crecer.  Tal es el nivel de tensión entre ambas corporaciones que cada día despertamos con nuevos titulares poniendo en duda la organización del certamen para 2019.

PUBLICIDAD

Los primeros problemas surgieron en relación a la elección de la sede. La UER se negó desde un primer momento a aceptar la propuesta de la televisión israelí de celebrar el Festival en Jerusalén. Fue entonces cuando el primer ministro del país, Benjamín Netanyahu, amenazó con boicotear el certamen si no se organizaba en esta misma ciudad. Sin embargo, el gobierno de Israel acabó deciendo ante las presiones y acabó proponiendo ciudades alternativas a la candidatura de Jerusalén. Finalmente, se alcanzó el acuerdo de celebrar la 64.ª edición del Festival en el pabellón 2 del Centro de Convenciones de Tel Aviv.

A pesar de todo, el debate ha vuelto a generarse esta semana cuando la KAN ha anunciado que esta edición el escenario será notablemente más pequeño que en las anteriores. Un problema que responde a las pequeñas dimensiones del pabellón y que también afecta directamente al número de plazas para el público. Así pues, medios israelíes han publicado que este año tan sólo saldrán a la venta 4.000 entradas de un total de 7.000. Las otras 3.000 están reservadas, como cada año, para las delegaciones y representantes de la UER.

PUBLICIDAD

El aforo en los últimos años

Como era de esperar, esta decisión no ha contentado al público eurofan que año tras año viaja a la ciudad que acoge el certamen para vivirlo en primera persona. Sin embargo, es interesante echar un vistazo al aforo de las últimas ediciones para ver si la diferencia es o no significativa.

En 2018, el Altice Arena de Lisboa acogió a un total de 20.000 espectadores frente a los 11.000 del Centro de Exhibiciones Internacionales de Kiev en 2017. Un año antes, el Globen Arena de Estocolmo contó con una capacidad para 16.000 personas. Aunque el mayor aforo de la historia de Eurovisión se consiguió en Copenahague en 2001 cuando 38.000 personas disfrutaron en directo del espectáculo. Le siguen el Espirit Arena de Düsseldorf en 2011 con 32.000 espectadores y el Baku Crystal Hall -construido por el gobierno azerí en un plazo de ocho meses expresamente para acoger el Festival- con capacidad para 23.000 personas.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD