PUBLICIDAD
OpiniónPortada

Las dos caras de la moneda: Aitana (‘OT 2017’) y Elena Farga (‘Factor X’)

Las grandes diferencias entre las dos últimas subcampeonas de la industria musical.

Decenas, centenares y miles de aspirantes hacen largas colas en cada uno de los castings presenciales de los principales talents musicales de nuestro país. Las aspiraciones de cada uno de tales candidatos/as pueden ser varias: popularidad, vivir nuevas experiencias o llegar a un deseado triunfo musical. La suerte de cada uno depende de muchos factores, desde el tipo de programa donde concurses, la mecánica del mismo o hasta la repercusión mediática de cada persona a título personal.

PUBLICIDAD

Estos meses atrás hemos sido testigo y cómplices de dos formatos de renombre como son ‘Operación Triunfo’ y ‘Factor X’. Éstos concursos dedicados a la promoción y nacimiento de nuevos cantantes no han pasado para nada desapercibidos gracias a sus participantes. El éxito e impacto social de cada uno de los programas todos sabemos cuál es. De la misma manera, meses más tarde de sus finales podemos elaborar un evidente paralelismo con algunos de sus concursantes. Si nos centramos en los dos pilares indiscutibles de la última edición de ‘OT’ y de ‘Factor X’ hay mucho que decir, analizar y describir. Las identidades de las protagonistas son ni más ni menos que las de Aitana Ocaña y Elena Farga. Las dos jóvenes apasionadas por la música compartieron casting para ‘OT 2017’. Aitana logró pasar cada una de las fases del casting y ser una seleccionada, mientras que Elena cayó descartada en la fase final de la selección. Ésa no sería la única oportunidad de Elena ya que poco tiempo después tuvo más suerte. Pasó todas las fases del casting del esperado regreso de ‘Factor X’ a España y desde un inicio se postuló como una clara favorita por la audiencia.

Tanto Aitana como Elena tienen muchos aspectos en común. Las dos son jóvenes, atractivas, poseen identidad propia, mantienen una amistad y las dos fueron subcampeonas de los programas en los que participaron. Por su lado, véiamos casi imposible que Aitana ganara el duelo final frente a Amaia pero el segundo puesto de Elena sí que fue una destacada sorpresa. Una gran parte del público se volcó con Elena desde el minuto uno pero finalmente se tubo que conformar con la medalla de plata.

PUBLICIDAD

¿Habiendo quedado en la misma posición en sus respectivos talents por qué tienen un éxito tan distinto? La respuesta es clara, evidente y también esperada. Aitana no para de cosechar éxitos, publicar su tema y arrasar históricamente. En redes sociales despunta como la que más y es un rostro elegido por firmas de renombre para campañas publicitarias. En cambio a Elena le queda grabarse a si misma en su baño promocionando un pronto tutorial sobre maquillaje. La diferencia es abismal. Una llena grandes recintos y canta con figuras de primera división como David Bisbal, mientras que la segunda no pasa de ser una de las invitadas del festival organizado por la influencer Dulceida.

Aunque públicamente no lo llegue a reconocer, seguramente Elena piense hipotéticamente a menudo como sería hoy en día su vida y triunfo si hubiese concursado en ‘OT’ y no en ‘Factor X’. Ver qué posiblememte estuviste tan cerca de ganarte el favor de Noemí Galera y el resto de equipo de casting debe ser frustrante. No hay que desprestigiar un formato mundialmente conocido como es ‘Factor X’, pero la adaptación española frente la americana no tiene ni un mínimo de comparación. La comparación de tantos por ciento de audiencia de los dos programas donde concursaron Aitana y Elena salta a la vista. La manera de tratar el concurso por las dos partes fue muy distinta, Telecinco cambió de día de emisión en varias ocasiones la propuesta causando una gran inquietud al público. En cambio TVE promocionó muy bien su apuesta televisiva y logró el favor de los telespectadores. La industria musical es muy complicada por la gran competencia que hay y fidelizar a un público no es nada fácil.

PUBLICIDAD

Dicen que la esperanza es lo único que no debe perderse y a eso se debería agarrar Elena. Puede llegar a reflejarse en Pablo López, después de salir de ‘OT’ desapareció del mapa. Años más tarde a causa de un auténtico pelotazo musical se convirtió en número uno, aspecto que sigue manteniendo a día de hoy.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD