PUBLICIDAD
Actualidad

Kiko Matamoros no se esconde y explica las razones de su inesperada ruptura

El excolaborador tenía su particular sección del ‘club del espectador’, como cada miércoles, y ha acudido a defenderla pese a estar inmerso en uno de los peores momentos de su vida.

España se despertaba este miércoles con una noticia insospechada que a más de uno le ha hecho saltar de la cama. Lo anunciaba en exclusiva la revista ‘Lecturas’ en portada: “Kiko y Makoke se separan”. Una noticia inesperada, de las que tienes que leer varias veces para poder digerirla.

PUBLICIDAD

Como no podía ser de otra manera, en ‘Sálvame’ estaban, a buen seguro, haciendo malabares con la escaleta para poder reajustarla al máximo y que esa sección de llamadas mutara más bien en la primera entrevista en exclusiva de una de las partes después de ese lapidario anuncio. Claro que el hándicap era conseguir que Kiko pasara por el aro. Finalmente, así ha sido, y es que habrá estimado oportuno hacer este guiño a un programa que le ha dado tanto y al que él ha dado tanto.

El espacio se ha convertido en una entrevista personal en la que, para sorpresa del propio programa, se ha abierto en canal, pese a que al principio ha querido desviar ciertos asuntos y eludir preguntas comprometidas. Ha confesado que la ruptura nace de un mutuo acuerdo y que con la situación jurídica en la que se unieron -separación de bienes- nos les traerá demasiados quebraderos de cabeza, aunque los divorcios sean siempre un bache angustioso.

PUBLICIDAD

Uno de los estribos más importantes que se debía abordar era si había terceras personas de por medio que hubieran tenido una influencia, pero Matamoros ha zanjado esa elucubración con un ‘no’ muy tajante. Todo viene, según ha argumentado él y la revista, por un desgaste en la convivencia. Y es que, aunque contrajeron matrimonio hace solo veintitrés meses, Kiko y Makoke atesoran dos décadas de unión que, inevitablemente, provoca que no sea oro todo lo que reluce y que haya altibajos hasta que ya no se puedan soportar.

Y eso es lo que precisamente ha sucedido. Un deterioro de la relación y unas voluntades que cada vez se repelían más. En palabras del defensor de la audiencia, la forma de concebir la existencia era diametralmente opuesta, por lo que la acusada falta de entendimiento ha sido un factor inexorable en un paso que, leyendo entre líneas, lo ha dado la malagueña.

PUBLICIDAD

El trance, evidentemente, también va a afectar al entorno. Desde el cuatro de agosto ya no conviven bajo el mismo techo y eso ha hecho que se refugie en amigos y en su hija Laura, quien le ha animado a recomponer una relación en la que no hay vuelta atrás. Ahora habrá que ver cómo termina un proceso largo, duro emocionalmente y que a priori acabará en cordialidad, sin contenciosos, porque el cariño que guarda a la que ha sido la “mujer de su vida” debe ser respetado.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD