Opinión

Melani y David viven su historia de amor fuera de ‘MYHYV’

melani y david myhyv

Cuando se da rienda suelta al amor viceverso.

Tener la oportunidad de ser tronista, elegir citas e ir avanzando a medida que las semanas van pasando es algo que en ocasiones es útil, pero otras veces no. Es de provecho cuando se consigue la finalidad del programa; salir de la mano del elegido/a. Cierto es que un tanto por ciento alto, de las posibles finales no se llegan a celebrar, ya que la persona tronista abandona antes de tiempo o la dirección del programa prescinde de ella.

PUBLICIDAD

También podemos ser testigos de finales donde el protagonista se marcha sólo, sin decantarse por ninguna de las opciones que tiene delante suyo. Una de las tronsitas más guerreras, claras y con un genio altísimo, como fue Melani, es un ejemplo de ello. Después de muchos meses en el trono, decenas de pretendientes, cambios de look y muchos besos se decantó por abandonar el programa sola. Ninguno de sus finalistas fue suficiente para alguien tan exigente como ella.

El paso de Melani por Mujeres y Hombres y Viceversa tiene dos partes, la primera donde la conocimos como pretendienta finalista de Diego y a la vez rechazada y la segunda, donde se convirtió en protagonista absoluta, ocupado uno de los tronos femeninos. En ésta segunda etapa del recorrido televisivo de Melani hubo un chico que se entregó en cuerpo y alma por ella, pero no fue suficiente para ganarse su corazón.

Alex, un madrileño de pura cepa, hizo todo lo posible mes a mes para conquistarla, pero ni enamorándose hasta las trancas lo consiguió. Melani, una mujer de armas tomar, no dejó indiferente a nadie, caracterizada por ser la sinceridad personificada no dudaba en contar las cuarenta a quien ella lo considerara necesario. Éste carácter tan fuerte en ocasiones dificultaba sus avances sentimentales ya que la mayoría de sus chicos no se callaban y aquello era una batalla campal en toda regla.

Se suele decir que lo bueno está por llegar, que no se debe perder nunca la esperanza. Eso es algo que la misma Melani podría contar en primera persona dando fe de ello. Ni primero Diego, ni después ninguno de sus numerosos candidatos hicieron que sintiera como lo hace a día de hoy.

PUBLICIDAD

El afortunado, un viejo conocido del programa de citas también. Se llama David, es murciano y un adicto al gimnasio. Su porte de los que quitan el hipo, y sus numerosos tatuajes han hecho que Melani deje de buscar su mitad, por ahora ya la tiene. David pretendió a Ariadna, llegó a su final, pero en ella fue rechazado siendo superado por su rival más cercano, Rubén.

Seguidamente meses después volvió al programa y su nombre en la mayoría de grabaciones estaba relacionado con la polémica, las confidencias y la desconfianza. Más adelante decidió pretender a la joven Sophie, que más de una vez lo crucificó mandándolo a la silla caliente, dudando así de sus intenciones. Finalmente fue expulsado por ella. En aquel entonces Melani y Sophie eran compañeras de trono, cada una de ellas veía avanzar a los pretendientes de la otra. Fue ahí donde ya Melani se fijó muy directamente en David, le pidió hasta que se cambiara de bando, pero él se negó. El tonteo, la tensión sexual no resuelta y las miradas lo decían todo. Se gustaban y mucho.

Las cuentas personales de David y Melani en Instagram son las encargadas de revelarnos ésta primeriza historia de amor. No todo es de color de rosa, y ya semanas atrás decidieron dejar su relación, pero más tarde la retomaron. Están de lo más unidos y tienen una complicidad envidiable. Gracias a sus Insta Stories vemos a la pareja besándose en la cama, compartiendo cenas de enamorados, dándolo todo de fiesta y él hasta en la ducha entre la espuma del jabón. De caras a la galería hacen una pareja perfecta, sus físicos y sus personalidades caminan de la mano. Ojalá que éste amor no sea sólo una historia primaveral y realmente tenga perspectiva de futuro viceverso.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD