OpiniónPortada

La transición del deporte en TV: De audiencias millonarias a ‘pago por visión’

La Champions se sumará a la televisión de pago a partir de la próxima temporada. Otro ejemplo más donde el negocio supera al aficionado.

Cada vez son más los deportes que cierran su etapa de emisión en abierto. Las plataformas de pago amplían su círculo, ofreciendo paquetes deportivos. El último ejemplo: La UEFA Champions League. De esta forma, un estilo de vida se convierte en un negocio más.

PUBLICIDAD

Vivimos en un mes raro, utópico, en el que todo lo anterior no tiene mucho sentido. Los apasionados del fútbol estarán disfrutando hasta el 15 de julio de un evento exclusivo que se disputa cada cuatro años.

Mediaset tiene mucha culpa de ello, al emitir los 64 encuentros del Mundial en abierto, repartidos en sus diferentes canales (Telecinco, Cuatro y BeMad). Como es lógico, y como siempre pasa en estos eventos, las cuotas de pantallas y millones de espectadores se disparan de forma desorbitada. En concreto el partido España-Marruecos consiguió enganchar a 11.560.000 de espectadores al televisor, alcanzando un 70,3% de share.

PUBLICIDAD

Resultados como estos son muy beneficiosos para Mediaset, pero también lo son para todos los amantes del deporte. Pueden seguir el evento sin tener que rascarse el bolsillo. De ahí que cualquier aficionado al fútbol se encuentre en una nube durante estos días. Pero la realidad es otra muy diferente. En ella, todos esos millones de espectadores pasan a un segundo plano.

Y lo cierto es que cada vez quedan menos supervivientes en el campo de la televisión en abierto. El último en caer ha sido la competición más importante de fútbol a nivel de clubes: La UEFA Champions League. Telefónica ha cerrado un acuerdo con Mediapro para adquirir los derechos de emisión de esta competición y de la UEFA Europa League hasta la temporada 2020/21. En el caso de la segunda competición, Mediapro se reserva el derecho a emitir un partido por jornada.

PUBLICIDAD

Con esta noticia, pocas son las competiciones, y menos los deportes que se mantendrán en abierto durante el próximo año. Quizá los podamos contar con los dedos de una mano. Tour de Francia y Vuelta Ciclista a España; la Liga Nacional del Fútbol Sala; torneos de tenis femenino y alguno masculino; alguna competición polideportiva;  y un partido por jornada de Liga, Copa del Rey y UEFA Europa League, que aún está por decidir.

Lo más preocupante de esta situación. La incertidumbre de desconocer si las nuevas generaciones tendrán tanta afición al deporte como las anteriores. Sobre todo a la gran cantidad y variedad de deportes que existen. La mayoría de ellos emitidos en abierto durante muchos años. Y aunque no seamos conscientes, la emisión de cada uno de esos eventos nos educaba e incentivaba a practicarlo.

Dentro de poco, solo quedará la opción de contratar plataformas de pago para disfrutar del deporte. Y si eres aficionado a varios deportes, no quedará más remedio que contratar diferentes packs, con su respectiva subida de precio.

Por lo visto, el deporte no deja de ser un negocio para la televisión. Y la transición que le espera puede ser mayor. Donde cada uno de los eventos deportivos que existen se convertirá en un exclusivo y valioso objeto para las plataformas de pago. Solo el tiempo podrá delatar si esa metamorfosis también calará en nuestra forma de ver y consumir este estilo de vida.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD