PUBLICIDAD
OpiniónPortada

‘Ven a cenar Gourmet 2’: El nuevo elenco deja un buen sabor de boca

Las cocinas de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet edition’ volvieron a abrirse el pasado 2 de mayo con una segunda edición que prometía desde la confirmación de las nuevas caras que relevarían a Lucía Etxebarría, Víctor Janeiro, Ana Obregón y Rappel. Y no ha defraudado: la primera entrega comenzó con la presentación de un rostro muy conocido en los platós de televisión: Fortu Sánchez, vocalista de la banda de heavy metal ‘Obús’ decidió dejar de lado su micrófono y su guitarra eléctrica por una noche para intentar convertirse en el cocinero favorito de los concursantes.

PUBLICIDAD

Fortu fue el primer concursante en mostrar sus habilidades culinarias.

Para sorprender a sus comensales, el heavy preparó un entrante cuyo nombre no atrajo a los comensales al leer la carta: “Color, sombras y sabor”, fue el nombre elegido para una elaboración de marisco que, pese a no destacar por su presentación en el plato, acabó gustando al resto de participantes. Su plato principal, “Trenzado de plumas” fue la elaboración más costosa para el cantante, ya que el paté de pato que rellenaba a la carne de pollo salió de esta cuando empezó a freírla. Precisamente el hecho de preparar un plato frito fue lo que provocó alguna que otra crítica, como la de Óscar Martínez, que pensaba que preparar algo así no era lo adecuado. Y no falló, puesto que, tras probarlo, continuó su crítica: “estaba un poco bastante crudo”.

PUBLICIDAD

Finalmente, Fortu presentó su “pastel del demonio”, una combinación de helado, plátano, chocolate y pan de molde cuya elaboración estuvo supervisada por su hija, la exconcursante de Gran Hermano 12+1 Ariadna Sánchez.

La primera en llegar fue Antonia Dell’Atte, que, pese a que quiso hacer creer que conocía al anfitrión al leer su nombre en uno de los cuadros en la pared, sus constantes fallos en el nombre del concursante, o su desconocimiento al preguntarle por el nombre de la banda, dejó claro que no le conocía. No fue este un hecho molesto para el cantante, ya que este no supo reconocer a la modelo al verle la cara, aunque en su caso sí la reconoció cuanto se presentó por su nombre.

PUBLICIDAD

En un primer momento, la musa de Giorgio Armani no se sintió muy cómoda en la casa del artista, que ni siquiera pudo descorchar una botella de vino correctamente. Sin embargo, la llegada de Alba Carrillo la tranquilizó. La conversación entre las chicas provocó que Fortu, (o Frocto, uno de los tantos nombres que Dell’Atte le puso) se mantuviese un poco al margen durante unos instantes. Sin embargo, todo comenzó a fluir de mejor manera tras la llegada de Óscar Martínez. El anterior copresentador de ‘El programa de Ana Rosa’ se sorprendió al ver que cenaría en la casa del artista, que ya conocía con anterioridad y con el que tenía muy buena relación.

Alba Carrillo y Antonia Dell’Atte en casa de Fortu.

Antonia, que en el momento de la llegada de Óscar estaba hablando del daño que hacían los programas del corazón a los personajes públicos, le confesó que veía en él una de las pocas personas que no eran tan hirientes. El tema de la prensa rosa fue aprovechado por Alba para confesarle a la italiana que su expareja, Alessandro Lecquio, había sido una de las personas que más daño le habían hecho en el programa matinal. El “tema Lecquio” continuó durante parte de la noche, con declaraciones de su exmujer en las que confesaba que el colaborador le pidió matrimonio el primer día de conocerla y que fue él quien la dejó.

Como no podía ser menos, la despedida estuvo acompañada de una actuación de Obús en su casa, donde todos los concursantes, aunque sobre todo Antonia Dell’Atte, sacaron su lado más salvaje. Finalmente, llegó la hora de puntuar y Fortu se llevó una puntuación notable: 21 puntos de los 30 posibles tras el 8 de Alba Carrillo, el 7 de Óscar y el 6 de Antonia. La próxima semana llegará el turno de Óscar Martínez, que llega con el reto de superar una primera nota muy alta. Aunque algo que también parecía muy difícil de superar era conseguir que, tras el potente casting de la primera edición, el programa siguiese recibiendo buenas críticas con su nuevo elenco, y parece que lo va a conseguir, ya que, además de la prometedora audiencia del estreno (1,2 millones y 7,6%), en las redes sociales parece también que ‘Ven a cenar conmigo: gourmet edition’ ha dejado, una vez más, un buen sabor de boca.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD