PUBLICIDAD
Actualidad

‘Ven a cenar conmigo Gourmet’: No fue una buena noche para Óscar Martínez

Segunda entrega del programa culinario de la noche de los miércoles. Era el turno de Óscar Martínez. El ex presentador de ‘El programa de Ana Rosa’ puso en marcha los preparativos para encandilar a sus compañeros, pero para lograrlo tuvo que superar algún que otro apuro. El primero de ellos fue el menú: Martínez comenzó con una crema “de soltero” acompañada de una ensalada de canónigos, aguacate y frutos secos como entrantes. Lo que en un principio parecía algo fácil de realizar se complicó tras un gran impedimento: un inoportuno corte del agua de su vivienda justo el día en el que le tocaba cocinar hizo que la manera de limpiar ingredientes como las patatas no fuera del todo adecuada.

PUBLICIDAD

Óscar Martínez presenta una de sus creaciones en ‘Ven a cenar conmigo’.

Al entrante le siguió un principal “made in Noruega”: un salmón acompañado con una salsa y setas y un postre llamado “maceta con denominación”, que, como dice su nombre, era una mousse acompañada de galletas colocadas en una maceta. El también locutor de radio tampoco tuvo suerte a la hora de realizar el postre, pues a la hora de presentarlo ante las cámaras, cayó de sus manos. Este último plato contó con la aprobación de Antonia Dell’Atte, si bien creía que la cantidad era excesiva: “de una maceta pueden comer cuatro”, decía la modelo, mientras que a Fortu le parecía “muy empalagoso”.

PUBLICIDAD

Con todo cocinado, llegó la hora de abrir sus puertas para recibir al resto de concursantes. La primera en visitarle fue Alba Carrillo. Aprovechando los pocos minutos que tenían a solas antes de la llegada de Antonia, Óscar quiso confesarle a Carrillo la buena relación que este tiene con Fonsi Nieto y Feliciano López, ex parejas de Alba. A ella no pareció importarle mucho, pero puso en aprietos al presentador al decirle que “cada uno elige la mierda de amigos que quiere tener”.

Los concursantes de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet edition 2’ en casa de Óscar Martínez.

PUBLICIDAD

Tras este tenso mensaje llegó la hora de la comida y, posteriormente, del final de fiesta. En esta ocasión Óscar decidió que era una buena idea jugar a “yo nunca”, donde los participantes deben tomar un trago de sidra para confesar algunos de sus secretos del pasado. De esta forma, Carrillo se bebió varios tragos de la botella cuando preguntaban si le habían sido infiel. La otra gran protagonista del juego fue Antonia, que sacó a la luz su descaro a la hora de cambiar el precio de la ropa para ahorrarse unos euros, saltarse peajes acompañada de Alessandro Lecquio o irse sin pagar en algunos restaurantes.

Llegó la hora de dar las puntuaciones y, pese a ser la que más pullas lanzó al anfitrión, Alba Carrillo fue la que mejor nota le dio, con 8 puntos. También recibió el notable de Dell’Atte, aunque en su caso decidió dar un 7 y, por último, un competitivo Fortu Sánchez optaba por el aprobado justo con un 5. Finalmente, el presentador sumó un total de 20 puntos, solo uno por debajo del heavy, que ya cocinó la pasada semana.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD