EspecialPortada

Televisión y moda, las dos grandes aliadas

Desde décadas pasadas, la televisión ha sido uno de los escaparates para las últimas tendencias propiciando así el éxito de una prenda o incluso de un estilo de vida.

Pero la televisión también se retroalimenta de la moda, consiguiendo que una serie o programa resulte atractiva para el público (no solo nos fijamos en la trama, prestamos atención en la ropa y adorno de los protagonistas). La influencia entre ambas es abismal y sin la moda no conoceríamos la televisión que consumimos en la actualidad.

PUBLICIDAD

La fiebre de “Operación Triunfo” es un claro ejemplo de como la moda y la televisión forman uno. Aunque el vestuario de las galas de OT siempre se ha caracterizado por hortera, el estilo de los concursantes dentro de la academia marcó un antes y un después entre las generaciones más jóvenes. Una influencia que iba creciendo semana tras semana hasta que los directivos de La 1 vieron en ellos una gran fuente de ingresos tan solo por su imagen, independientemente de sus dotes musicales. En la recta final del concurso, los concursantes visitaron un Cortes Inglés durante el periodo de rebajas. Esa misma ropa luego era llevada por los propios concursantes dentro de la academia, promocionando la marca las 24 horas del día pero de manera sutil. Una estrategia de marketing que funcionó a la perfección porque todos querían vestir como Amaia, Aitana, Alfred y compañía. La influencia de los jóvenes cantantes era todo un hecho.

La benjamina del reality, Aitana Ocaña, ha explota al máximo el mundo de la moda gracias al concurso. Nada más salir de la academia, la marca Stradivarius se puso en contacto con ella para que la cantante se convirtiera en la nueva imagen de la compañía durante esta temporada. Se podría decir que es un hecho histórico, ya que se ha convertido en la primera embajadora de la marca. Un puesto que ninguna actriz o influencer había conseguido antes.

Pero la influencia de la televisión sobre la industria de la moda no solo sucede en España, afecta en cualquier parte del mundo. Solo hay que ver como el reality show “Keeping Up with the Kardashians” influye en un gran número de mujeres en cuanto a moda, maquillaje y estilo de vida. Gran parte de esa influencia se encuentra en las redes sociales, pero su propio programa emitido en televisión tiene el gran peso para captar toda la atención, obteniendo más notoriedad que subiendo tan solo posts en las redes sociales.

Pero esto no solo está sucediendo en la actualidad. La serie “Sexo en Nueva York” se convirtió en todo un referente de moda para el público a principios de los 2000s. Miles de espectadores disfrutaban de las aventuras de Carrie Barshaw en la pequeña pantalla más por los looks que vestía que por la propia trama. En este caso la moda provocó la fidelización del público, creando una gran oleada de fans. Sin mencionar que las ventas de Manolo Blahnik, el zapato predilecto de Carrie, subieron como la espuma. Por otra parte, “Mad Men” obtuvo una fama abismal a finales de la década pasada sobre todo por la estética que presentaba. Los trajes masculinos y los vestidos y complementos sesenteros se pusieron de moda, incluso grandes marcas de moda se inspiraron en la serie para sus colecciones. Lo mismo sucedió con la serie “Gossip Girl”, que creó tendencia entre los más jóvenes con un estilo más chic.

PUBLICIDAD

Entre nuestras series, la moda también ha jugado un papel fundamental. Series como “Física o Química” crearon las tendencias para los adolescentes de finales de la década del 2000. El flequillo tan característico de Angy fue copiado por miles de jóvenes, sin contar los cinturones de cuadros blancos y negros que se pusieron de moda y los pantalones pitillo de colores.

Con la llegada de Internet, la influencia en televisión ha cambiado. Las generaciones más jóvenes consumen más Internet que televisión, quedándose esta última un tanto obsoleta. Aún así, el consumo televisivo sigue al pie del cañón porque se adapta a demás plataformas, como el servidor web que tienen las diferentes cadenas de televisión en Internet. Es decir, los adolescentes no consumen televisión pero sí contenidos televisivos. Y aquí la moda obtiene un papel importante. Al fin y al cabo, la moda en televisión puede propiciar el éxito de cualquier programa aún careciendo de sentido.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD