OpiniónPortada

Por qué debes ver la segunda temporada de ‘Westworld’

HBO ha renovado ‘Westworld’ para una tercera temporada, pero antes analizamos lo que nos depara la actual tanda.

La aclamada serie de HBO estrenó oficialmente su segunda temporada el pasado día 23 de abril. La temporada presenta diez nuevos capítulos, y profundizará mucho más en detalle en lo que ya conocemos acerca del universo del enigmático parque.

Por lo que respecta al reparto, contamos con casi todos los actores de la primera temporada a excepción de Anthony Hopkins (Robert Ford). Sin embargo, tenemos nuevas incorporaciones como Gustaf Skarsgård (‘Vikingos’), Fares Fares (‘Tyrant’), Neil Jackson (‘Absentia’), Jonathan Tucker (‘Kingdom’), Hiroyuki Sanada (‘Lobezno inmortal’) y Peter Mullan (Redención).

La primera temporada terminó cerrando muchas de las incógnitas sobre las que los seguidores especulaban semana tras semana; como la conjetura de la doble temporalidad de la trama, la verdad sobre “el laberinto”, Ford, y la relación entre William y el Hombre de Negro (algo que ya se intuía según avanzaba la temporada).

Gracias a los delirios de Dolores en la primera temporada, ésta es capaz de ahondar en sus recuerdos y conseguir revivir un momento del pasado en el que Arnold da por fin explicación a la pregunta de qué es “el laberinto”, que desde luego supone un verdadero quebradero de cabeza para el Hombre de Negro a lo largo de toda la primera temporada. Así pues, “el laberinto” se explica como la completa auto conciencia de un anfitrión, por lo que cualquiera de ellos tiene la capacidad de tomar decisiones de manera autónoma, sentir y generar recuerdos. Dejan de ser meras atracciones de feria y son más humanos que nunca.

Para la segunda temporada pues, partimos de la premisa de cómo será la convivencia ahora que los anfitriones son capaces de llegar a la auto conciencia, y cómo afrontará la organización esta problemática.

¿ Cómo se ha desarrollado hasta el momento la segunda temporada?

La primera sorpresa que encontramos a la hora de visualizar el piloto de la segunda temporada es que la intro ha cambiado; si bien se mantiene la sintonía original de la primera,  ya no aparece en la secuencia un esqueleto a lomos de un caballo, sino un toro y a una anfitriona con un bebé, una clara referencia a la ruptura de la fidelidad de los anfitriones para con sus creadores.

En el primer capitulo percibimos ya de entrada como se ramifican varias tramas que dan lugar a nuevas incógnitas. En primer lugar, descubrimos que Dolores toma finalmente conciencia de su realidad y empieza a desarrollar una nueva personalidad: la suya propia ( a pesar de tener en su programación la mezcla entre la afable Dolores y el despiadado Wyatt ). Dolores se mostrará determinada a averiguar la verdad, aunque eso suponga arrebatarles también el mundo a los humanos; contará para ello con la ayuda de Teddy, que ha sido programado para estar enamorado de la joven, en un bucle de eterno retorno a su lado.

Por otro lado nos encontramos con la trama de Maeve. En el último capítulo de la primera temporada, la Corporación se apaga justo en el momento en el que Maeve vuelve a Westworld en busca de su hija. En esta temporada encontramos que aparece de nuevo en la Corporación, donde se compincha con el jefe de tramas con el fin de encontrar a su hija. El jefe de tramas le dice que todos los recuerdos que tiene de su hija no son reales, que es parte de una de las tramas del parque. Gracias al jefe de tramas, Maeve consigue dar con Hector Staton, su principal interés amoroso de la primera temporada, y su objetivo pasa a ser entonces el de volver al parque.

Pero esto no es todo. Parece haber una doble temporalidad en relación con el personaje de Bernard. Se nos presenta una trama en el pasado, justo después de que se arrase el pueblo; en ella Bernard y Charlotte ( la ejecutiva de Delos que se oponía a la política de Ford), consiguen escapar y llegar a las instalaciones de la empresa. En la empresa al parecer se dedican a replicar anfitriones (aún se desconoce el objetivo de esto) y Charlotte apunta que es de vital importancia dar con Peter Abernathy, el padre de Dolores (y el que podemos decir que es el que inicia toda esta revolución en la primera temporada) .

En la trama presente de Bernard éste vuelve al pueblo con el equipo paramilitar de Strand. Nadie parece sospechar de su verdadera naturaleza, siguen pensando que es humano. Stand y él se dirigen al valle oriental, donde se hayan los cadáveres de todos los anfitriones ( encontramos a Teddy, pero ni rastro de Dolores o Maeve).

Un dato importante a parte, es algo que los espectadores ya intuían desde la primera temporada: la existencia de otros parques.  En el último capítulo de la anterior temporada, en la huida de Maeve, Hector y Armistice, pudimos contemplar una planta completamente ambientada en el mundo de los samurái. En este primer capítulo, Bernard encuentra en la orilla del valle un tigre bengalí procedente de otro parque, lo que confirma la teoría, pero sobre la que no tenemos por el momento más información.

En el segundo episodio por fin se produce el esperado encuentro entre Dolores y Maeve. Maeve rechaza unirse a la dulce Dolores porque está centrada en sus propios objetivos, y además considera que la lucha que ella quiere desempeñar sigue estando vinculada a los intereses de los humanos.

Este episodio ha puesto especial empeño en mostrar al espectador los orígenes del parque y de algunos de los interrogantes que se nos presentan. Lo que no hemos visto es ningún avance respecto a la trama de Bernard, por lo que habrá que esperar al episodio de esta semana.

Las dudas que se nos presentan después de este intenso y esperado arranque de temporada, nos hacen plantearnos qué es lo que construyó William al oeste del parque y por qué Dolores tiene tanto interés en encontrarlo. No obstante, también nos hace plantearnos el origen de toda esta rebelión; ¿será fruto de la auto consciencia de los anfitriones o se tratará de una trama más programada por Ford? ¿ están realmente los anfitriones “humanizados” o se trata de pura codificación? Y a pesar de que la trama de Maeve no fuera real ¿ es real para ella puesto que experimenta sentimientos respecto a ello?

Dilemas morales que hacen cuestionarnos la verdad acerca de nuestra naturaleza, intrigas y la raza humana jugando a ser Dios. Una apuesta potente que nos regala cada semana una nueva entrega cargada de inesperados secretos del universo de Westworld, y que los espectadores tenemos ganas de seguir explorando y descubriendo.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *