PUBLICIDAD
OpiniónPortada

Logan y Sergio, al descubierto en ‘Supervivientes’

Cuando no se puede quedar peor en un concurso de TV.

Semana tras semana los telespectadores fieles al programa hemos podido ir viendo la evolución de todos los concursantes. Algunos de ellos a medida que las semanas pasaban crecían, se superaban o nos sorprendían, otros se mantenían igual sin destacar en ningún sentido y por último otros quedaban en evidencia por sus actos, acciones, decisiones y comentarios. Éste último caso de actitud resumida, por ser participantes cero empáticos, poco compañeros y nulos generadores de convivencia acogedora va estrechamente relacionada a dos identidades que pese a muchos siguen concursando, ellos son Logan y Sergio Carvajal.

PUBLICIDAD

El modelo y el influencer se han ganado a peso convertirse y alzarse con el título de los mayores criticones de la edición. A simple vista puede que el hecho de criticar esté familiarizado con los programas de ésta tipología pero cuando se hace por detrás, con maldad y alevosía tiene que ser completamente castigada por la audiencia. Este par de elementos se llenan la boca al afirmar que son los que más pescan del año y que gracias a ellos el grupo sobrevive. Esa es la mayor tontería que se puede llegar a decir ya que carece de fundamento alguno.

Porque todos sabemos que estamos en ‘Supervivientes’, un programa de televisión mundialmente conocido por ser de convivencia y a la vez supervivencia. ¿Qué tipo de convivencia generan este par de individuos cuando se organizan su día entero sin contar con el resto? ¿Qué cohesión grupal es cocinar lo poco que se consigue en dos ollas distintas separando la cantidad de alimentos?

PUBLICIDAD

Pescar es una acción más y a la vez complementaria del concurso, recordemos que no sólo se comen peces en la isla, sino que también los concursantes se alimentan gracias a las pruebas de recompensa, cangrejos, almendras, cocos etc.

Siguiendo con el tema de la pesca ya que es el que continuamente van a sacar a relucir una vez salgan del concurso; es muy bonito dedicar un tiempo del día en ir a pescar y luego estar echado sobre la arena cogiendo fuerza para las pruebas de líder o de recompensa. Eso sí, en esos ratos de relajación la lengua no la relajan, ni mucho menos, ya que no dejan títere con cabeza. Llegan a catalogar a una compañera como bipolar, así gratuitamente, como el que dice que alguien es egoísta por ejemplo. También son los encargados de poner un supuesto precio a las acciones posteriores al concurso de Sofía.

PUBLICIDAD

Qué fácil es atacar y agarrarte como una garrapata a alguien ya popular y no parar de despotricar de ella. La cobardía los define y caracteriza ya que no tienen el suficiente valor para enfrentarse cara a cara con sus destinatarias. Y sí, destinatarias en femenino ya que parece ser que al sector masculino no tienen nada que recriminarle. Tanto Sofía como Raquel, compañeras y a la vez rivales de aventura, se han convertido en el blanco fácil y continuado de críticas, ataques y comentarios de este par de hermanos, como se hacen llamar últimamente. En las pruebas de líder se dejan la piel ya que estar nominados es algo que esquivan al máximo. Ya pueden dar gracias de no haber salido anteriormente ya que motivos no les faltan. Otros compañeros/as han ido saliendo antes que ellos por el hecho de que caían peor o por la teoría de la división de los votos. Si las llamadas y mensajes de texto hubieran sido en negativo otro gallo cantaría.

¿Qué podemos esperar de alguien que hace llamarse con otro nombre al suyo verdadero? Pues ser la persona más falsa, artificial y poco creíble de la edición. Si te llamas Daniel Sampedro, no necesitas ningún apodo ficticio, caballero. Si nos centramos en Sergio, menudo fraude de concurso al poner por delante su pelo a la dinámica del programa que le ha dado una popularidad que anteriormente no tenía. ¿Este modelo de cuarta se cree qué por raparse se le iban a caer los supuestos contratos publicitarios de champú? Si tan buen modelo es, que no se limite a lucir según él excelente melena, y mire más allá.  Por esa misma regla de tres, David Beckham cada vez que se hace un peinado o look distinto se le caerían los contratos publicitarios y como todos sabemos, no es así. El que vale, vale y Sergio es uno más del montón, es y será siempre sólo eso.

En definitiva, menudo fraude de concursantes por tener un fondo tan oscuro y pobre como el que tienen este par de señoritos.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD