PUBLICIDAD
Actualidad

Saray reaparece en ‘Supervivientes’: «Lo único que quiero es que Romina me perdone»

Saray Montoya ha llegado a plató con una actitud conciliadora y totalmente arrepentida por la agresión que recibió Romina Malaspina por su parte.

El pasado jueves, la cuarta gala de ‘Supervivientes’ no empezó como estamos acostumbrados. Jorge Javier Vázquez anunciaba a la audiencia que Saray Montoya, una de las concursantes más queridas del público, era expulsada disciplinariamente tras agredir a su compañera Romina Malaspina.

PUBLICIDAD

Tras varios días sin noticias de la diseñadora, ha aparecido en ‘Tierra de Nadie’ donde Jorge Javier Vázquez ha entrevistado a la superviviente. La gitana ha querido aprovechar la ocasión y pedir perdón por todos los errores cometidos en el país hondureño: “Solo quiero pedir perdón. Soy humana y perdí los papeles. Lo siento mucho, de verdad. Lo siento de corazón».

La sevillana ha querido manifestar su opinión sobre todo lo ocurrido: «Soy una buena persona, pero una mala concursante porque he llegado a un límite que el ser humano no puede llegar. He pasado los límites, desgraciadamente este concurso no expulsa a las personas malas. Las personas malas no se hacen, nacen” haciendo referencia a las náufragas que tantos dolores de cabeza y sufrimiento le han causado en Honduras.

PUBLICIDAD

La reina de las 3.000 viviendas ha querido ahondar en cómo pasó todo hasta llegar a agredir a la argentina: «Esa noche se hizo todo delante de las cámaras y se hizo todo más a lo bestia. Pese a todo lo único que quiero es que la persona a la que agredí me perdone. Me importa su perdón, de corazón, porque no quiero tener enemigos en la calle. Estoy mal conmigo misma, no quiero que mis hijas me vean más en esta situación, estoy muy arrepentida por eso”.

Respecto a lo que más ha anhelado y lo que más le ha costado en Honduras ha sido la convivencia y no poder ver a su familia:  «No he pasado mucha hambre porque yo ya iba con muchas reservas. Lo peor para mí ha sido la convivencia. Me costaba todo porque me tenían aislada. Allí todo se hace un mundo, necesitas el calor de la gente. He llorado mucho, pero bueno, no pasa nada. Nunca he estado tan separada de mis hijas y eso también ha marcado, me las voy a comer cuando las vea”.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD