EspecialPortada

La presencia del machismo en la televisión

El machismo televisivo ha ido disminuyendo con el paso de los años, pero su presencia sigue ahí.

La televisión ha evolucionado con el paso de los años. La pequeña pantalla siempre ha representado los valores sociales de la época. Echando la vista atrás se observa como han ido variando esos valores hasta representar una televisión más igualitaria. Algunos buenos, pero otros carecen de esa bondad. Por ejemplo, el machismo siempre ha estado presente, ya sea en series, programas o anuncios.

PUBLICIDAD

En décadas pasadas, el machismo se ha representado con total normalidad por parte de los medios de comunicación. Las mujeres nunca obtenían el papel el papel protagonista en las series y tan solo participaban en la trama a consecuencia de las acciones del hombre, el verdadero actor principal. En los programas de televisión tan sólo aparecían en segundo plano, acompañadas del presentador y dependiendo de su aspecto físico. Pero fue en los anuncios donde de verdad se observaba su verdadera posición en la sociedad. Gran parte de su presencia estaba enfocada a promocionar utensilios de cocina o del hogar. Incluso se emitió un anuncio sobre el coñac “Soberano” donde se trataba como algo sumamente normal la violencia de género e incluso la incentivaba. Un anuncio que hoy estaría totalmente prohibido.

Anuncios donde la mujer no tenía ni voz ni voto y siempre aparecían enfrascadas dentro en las tareas del hogar o cuidando de los niños. Aunque sí que ha habido un descenso de estas actitudes en la pequeña pantalla, se han seguido emitiendo anuncios de carácter machista, no tan fuertes pero que sí cosifican a la figura de la mujer. Un ejemplo fue el anuncio de “Qé! Crack” en 2013. O los famosos y polémicos anuncios de la marca “Axe”, donde las mujeres aparecen como un trofeo si el consumidor decide utilizar su desodorante.

PUBLICIDAD

Los concursos y programas de entretenimiento han utilizado a la mujer como un mero adorno, como si formarse parte del decorado de un plató. En los años 90 se explotó muchísimo el cuerpo de las mujeres para atraer al público, ya sea con bailes sensuales o con el vestuario que los directivos del programa decidían. Un claro ejemplo fue “Tutti Frutti” de principios de los noventa. Pero no hace falta remontarnos al pasado para ver cómo se sigue explotando el cuerpo de la mujer pero más sutilmente. Las primeras temporadas del programa de entretenimiento “Tú sí que vales” incorporaba en sus primeras filas de espectadores a mujeres atractivas para atraer indirectamente la atención del espectador.

La ficción española también ha evolucionado con el paso de los años. El número de mujeres protagonista ha aumentado y las tramas entorno a su persona también ha ido in crescendo. Eso sí, el porcentaje de personajes masculinos protagonistas es aún superior, sobre todo, para personajes que tengan que ver con la ciencia ficción. No es extraño ver una serie donde las cuestiones laborales o profesionales de la trama están relacionadas con el hombre, mientras que la mujer suele tratar temáticas más personales y sentimentales. Sin poner en duda que muchos de los personajes interpretados están altamente estereotipados. Un ejemplo fue “Ana y los 7”. Una desigualdad que ha ido disminuyendo lenta, pero progresivamente. El 45% de los personajes, en las series españolas, son interpretados por mujeres, una cifra asombrosa si lo comparamos con años atrás o con, por ejemplo, el cine español. Pero el aumento de personajes femeninos no va ligado con el segundo plano que obtienen en la trama, gran parte de las acciones principales son realizadas por hombres.

PUBLICIDAD

Aunque las actitudes machistas en televisión han ido disminuyendo, aún queda mucho recorrido para erradicar todas esas actitudes que son indirectamente machistas, ya sea de ámbito sexual, como la cosificación de la mujer, como profesional, obteniendo menos ofertas laborales en nuestra pequeña pantalla. Un proceso que tan solo acaba de comenzar. La televisión es mucho más que entretenimiento, es una plataforma potente para crear una sociedad más igualitaria.

Y ADEMÁS:
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.

PUBLICIDAD