PUBLICIDAD
OpiniónPortada

¿Estamos saturados de Operación Triunfo?

La reemisión del concierto de OT pinchó en los audímetros este miércoles con apenas un 9,1%, lejos de ‘Factor X’ (16%) y ‘Fariña’ (13,8%).

Se veía venir. El fenómeno Operación Triunfo resucitó y pinchó este miércoles en TVE con la emisión en diferido en horario de prime time del primer concierto de la gira, que reunió a más de 17.000 personas el pasado 3 de marzo en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Sin embargo, solo interesó a 1.357.000 fieles y el 9,1% de la tarta televisiva ¿Por qué?

PUBLICIDAD

1. Mala estrategia de programación

Televisión Española erró programando la reemisión del concierto en miércoles, tratando de eclipsar sin éxito la segunda audición de ‘Factor X’, dos formatos musicales que comparten el mismo público. La respuesta de la audiencia fue clara: apostó por la novedad frente a lo enlatado.

¿Por qué no se decantó la cadena en aprovechar la tarde del sábado 12 de mayo, para usar el concierto como telonero de la final de Eurovisión 2018 y calentar al personal antes de la irrupción sobre el escenario de Lisboa de nuestros representantes, Amaia y Alfred?

PUBLICIDAD

2. Pésima promoción

Tampoco ayudó la labor del departamento de promos de la cadena pública con unos cortes del concierto ofrecidos en sus cortinillas que no hicieron justicia a la verdad, y dejaban entrever fallos de sonido y deficiente calidad de imagen, que en realidad no se produjeron: el concierto estuvo fabulosamente producido por un veterano de TVE, Jordi Vives, y Gestmusic, con una calidad técnica indiscutible, para la dificultad que entraña narrar un megaevento de estas características para televisión.

3. Hay que dejar descansar al formato y al público

Pero sin duda el factor más evidente es que se aprecia una cierta saturación del público con el fenómeno ‘OT 2017’. El éxito de esta nueva forma de hacer televisión, de estos chicos y chicas, de esta nueva generación de jóvenes que nos enamoraron, fue precisamente su autenticidad, esa misma que nos cautivó hace 17 años en ‘OT 1’, y que en una emisión de un concierto enlatado es muy complejo de transmitir.

PUBLICIDAD

El amago de beso y cobra de Amaia y Alfred; las supuestas miradas de Aitana y Cepeda en su famoso «No puedo vivir sin ti»; el «Por el amor, la libertad y la visibilidad» de Ragoney; todo medido a la perfección para emocionar y renmemorar los momentazos que nos dejó esta edición, y muy eficaces para cautivar en vivo con las emociones de miles de personas que asisten a los conciertos.

Pero como programa de televisión, ‘OT: El concierto’ nos ofreció más de lo mismo, sin la viveza y frescura que habría supuesto emitirlo en directo hace casi dos meses que se produjo. Porque el formato merece descansar, para dejarnos con esas ganas de más, necesarias para volver a reengancharnos en la próxima edición de ‘Operación Triunfo 2018’.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD