PUBLICIDAD
Opinión

¿Sería factible un mundo sin MYHYV?

Mujeres y hombres y viceversa continúa en antena, difícil es digerirlo, pero cruel la realidad. Nos sorprendimos hace muy poco cuando Mediaset anunciaba su cambio de cadena y relegaba tal conglomerado de despropósitos a las tardes de Cuatro.

La cadena de televisión privada es una empresa que, al igual que otras, tiene como objetivo prioritario aumentar sus beneficios año tras año, la responsabilidad con la sociedad, en teoría, es cosa de la televisión pública. Partiendo de esta premisa no me queda más que suscitar el debate ante lo lícito de emitir, por el simple hecho de recaudar, contenidos cargados de banalidades, superficialidad y faltas de respeto hacia el ser humano y la inteligencia.

PUBLICIDAD

En pleno siglo XXI, con lo que informativamente está cayendo, se hace muy desagradable ver desfilar, cada día, un ganado de mujeres y hombres cuya vara de medir para ser digno de participar en el juego reside únicamente en su físico, en el tipo de ella y en los bíceps de él. En mi opinión, una empresa que presume del compromiso con causas sociales a lo largo del año, 12 meses, 12 causas, no debería contar en su parrilla con la frivolidad de un programa que lo único que consigue es crear complejos entre su público más fiel, un público que aspira a conseguir los cánones de belleza que tristemente impone MYHYV.

Nos encontramos ante el doble rasero con que el grupo Mediaset, una vez más, intenta hacernos comulgar. Mientras cuelan mensajes contra el acoso escolar, fomentan el liderazgo de la manada en un programa donde gana la perfección estética en lugar de la inteligencia o la cultura.   La ausencia de valores humanos se cubre con la exitosa y dudosa salida profesional del programa. El conglomerado de empresas de ocio que gira alrededor de este negocio incesante, fomenta el interés de aspirantes a nada, cuerpos fiesteros que engrosan sus cuentas corrientes mientras pierden la dignidad que probablemente no conozcan.

PUBLICIDAD

Cuando Telecinco enterró a las Mamachicho y a las Cacao Maravillao se creó una cierta esperanza al respeto, a la igualdad de la mujer. Muchas fueron las que guiaban sus informativos o dirigían los programas de mayor interés. Eran tratadas como grandes profesionales del medio, consecutoras de sus objetivos por méritos propios, y grandes damas de la televisión.  Actualmente es muy fácil tener padrino y conseguir grandes cosas sin el esfuerzo requerido, nacer con un buen cuerpo y una cara envidiable te asegura, según la cultura de MYHYV ser alguien en este mundo, un mundo capaz de convalidar la educación y la cultura con tener un ejército de followers en redes sociales que te aplauda las sabias y ocurrentes peripecias.

¿Sería factible un mundo sin MYHYV? Sí, lo sería. Estaríamos en un mundo más justo, más equilibrado y con un espacio propicio a nuevas inquietudes y oportunidades. Un mundo en el que lo perfecto no iría solapado a lo estético y sí a la actitud y a la aptitud, al esfuerzo por la consecución de objetivos tras la formación y la educación. ¿Sería lícito que una cadena privada hiciera el esfuerzo de colaborar con el bienestar social? Lo sería, tan lícito como liderar campañas de forma efectiva y veraz, liderar campañas con el ejemplo propio. 12 meses, 12 ejemplos.

PUBLICIDAD

 

 

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD