PUBLICIDAD
Opinión

La necesidad de Ter en la televisión

Por Pedro Mendoza. 

Hace aproximadamente un año, más o menos, navegando por YouTube y viendo el defectuoso contenido que ofrecen en esta plataforma, topé con un canal que me llamó especialmente la atención. En él no se hablaba de cosas trascendentales que fueran a marcar un antes y un después en mi vida, pero sí que ofrecía una visión del mundo menos oscura y sombría que la que se acostumbra a ver. La protagonista del mismo era una chica madrileña capaz de enseñar al público materia difícil de digerir si cualquier otra persona te la explicara, pero ella era capaz de juntar algo tan sesudo como la arquitectura y las estrellas del celuloide de las que todos entendemos. Ter, como así se llama, podría darte una clase de cómo los edificios se encontraban con el suelo comparando dichos encuentros con el final de las canciones de la Oreja de Van Gogh. Y acabas entendiéndolo sin problemas. Mi sorpresa, positiva obviamente, llegó cuando Cero anunció  que el nuevo late late night de Broncano contaba con la joven arquitecta entre sus filas.

PUBLICIDAD

Aunque el cómico la define como «la primera youtuber con estudios«, yo la definiría como la primera  youtuber transmedia válida, pues es de las pocas promesas que han salido de la plataforma de videos que realmente vale para algo más que uno minutos editados frente a la cámara. Su capacidad de enganche al público es mucho más  profundo que el  lenguaje cercano y  la manera con la que trata sus temas, pues más allá del increíble interés que suscitan sus secciones en el programa (a pesar de que no te interese la arquitectura y a pesar de que no estés puesto en el  mundo de las celebrities), Ter sabe cómo llegar al público, misión en la que fallan muchos de sus compañeros al no poder controlar el estar delante de una cámara sin abusar posteriormente del poder de la edición.

Ter es algo más que una de tantas youtubers que da el salto a la televisión, sino que es una de las pocas que lo ha conseguido con éxito y que ha demostrado que a pesar de lo que muchos creen, los despectivamente denominados como millenials rebosan talento. Espero que su incursión en la pequeña pantalla sea solo el anticipo de una carrera televisada a lo grande, porque una mujer que es capaz de hacer atractiva y entendible La Odisea de Homero comparándola con Taylor Swift y Kim Kardashian no merece una sección semanal a altas horas de la madrugada, no, se ha ganado a pulso estar en la primera fila de las cadenas líderes. Y si me apuras, hasta un programa propio en el que pueda hacer llegar al público su más que brillante forma de ver el mundo.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD