PUBLICIDAD

Resulta que como ha sido un éxito, TVE decidió estirar la fantasía y nos regaló una gala más de ‘OT’ con la excusa de ser una fiesta final. Reparto de temas aparte, la polémica de la noche llegaba de la mano de uno de los dúos protagonistas de la noche, Aitana y Cepeda. Todo pasaba mientras interpretaban el ya mítico ‘No puedo vivir sin ti’, momento elegido por el gallego para cambiar la letra de la canción y adaptarla a una especie de confesión amorosa hacia su compañera.

PUBLICIDAD

Por si esto fuera poco, luego decidía recurrir a las redes sociales para seguir dejando patente su intención con enigmáticos tweets y posteriormente con un más que claro post en Instagram que evidenciaban no solo sus sentimientos, sino sus ya poco disimuladas ganas de atención y foco mediático. Costara lo que costara, hasta sacar tajada del momento, sin importar a quien sacrificar por el camino. No importaba que fuera tu amada, aquella que ha dicho por activa y por pasiva que solo te ve como un amigo. Era necesario hacerlo.

No pasa nada tampoco si toda la parafernalia se hacía en las narices de la actual pareja de ella, que se encontraba en aquel momento en plató y de quien se ofrecieron un par de planos envenenados en el momento álgido de la canción y que ha sufrido durante los meses de duración en el concurso vejaciones diarias hasta el punto de eliminar sus cuentas en redes sociales.

PUBLICIDAD

Tampoco pasaba si pones en un compromiso a una niña de 18 años que en los pocos días que ha estado fuera de la Academia ha sufrido la ira de las carpeteras, aquellas niñas (generalmente) que ven en las parejas -reales o no- la gasolina necesaria para poner en marcha el motor de sus fantasías más locas e irreales, que no han dudado en señalar y condenar a la subcampeona de la edición por no alimentar la película del otro y querer pasar el tiempo libre con su novio en el cine.

Lo del martes pasado no fue una declaración de amor, fue una pataleta de niño caprichoso que monta una escena por no tener lo que quiere. Quizás todo sea fruto de estar más tiempo fuera que sus compañeros sabiendo qué interesa y qué no. Pero lo que Cepeda también debería saber es que aunque ‘No puedo vivir sin ti’ fue una perfomance mítica, también lo fueron ‘Arde’, ‘Issues’, ‘Procuro Olvidarte’ e incluso ‘Lo Malo’, lo que evidencia que Aitana no necesita a su lado a ningún bufón enmascarado de rey para reinar siempre.

PUBLICIDAD

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD