PUBLICIDAD
ActualidadOpinión

La versión VIP de ‘Ven a cenar conmigo’: la maravilla que Cuatro necesitaba

Cuando parecía que los realities pregrabados no podían dar más de sí, aparece ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet edition’ y te sorprende. El concurso culinario emitido en las tardes de Cuatro lanzó por primera vez su versión con famosos en la noche del martes con unos invitados muy peculiares. Ana Obregón, Víctor Janeiro, Rappel y Lucía Etxebarría protagonizaron una primera entrega donde se vivieron tanto momentos de tensión como otros muy cómicos.

PUBLICIDAD

Lucía Etxebarría en ‘Ven a cenar conmigo

La primera encargada de dar la bienvenida a las cocinas de su casa fue la escritora Lucía Etxebarría, que declaró no apetecerle que nadie viniese a cenar con ella. Su cocina, algo variopinta, fue objeto de alguna que otra mofa en las redes sociales.

PUBLICIDAD

La puerta se abrió por primera vez para recibir a la segunda anfitriona. Y digo anfitriona y no invitada porque Ana Obregón se dedicó toda la noche a actuar como tal, repartiendo la comida al resto de huéspedes, colgando los abrigos de los demás, y a nada estuvo de sustituir a Lucía a la hora de recibir al resto de invitados. La protagonista de ‘Ana y los siete’ debió creer en un principio que había un error y que la habían metido a participar en la edición de anónimos, pues su cara al ver a la escritora no daba a entender que conocía su existencia, pese a haber coincidido con ella en una firma de libros.

La noche continuó y llegaron el resto de invitados: primero Rappel, tras él, Víctor Janeiro. La llegada del torero y su recibimiento por parte de Lucía han podido ser, casi con seguridad, uno de los momentos más raros de la historia del concurso. Ni “bienvenido”, ni dos besos, ni un abrazo: la escritora únicamente le susurró “no sé quién eres”, hecho que dejó un poco atónito al hermano de Jesulín de Ubrique. Mejor que no lo hubiera sabido después, porque la anfitriona, declarada animalista, protagonizó uno de los momentos más tensos de la noche al enterarse de quién era Víctor y a qué se dedicaba, explicándole que “trabajo para destruir tu medio de vida”.

PUBLICIDAD

Los primeros comensales de ‘Gourmet edition’, esperando la cena de Lucía Etxebarría.

Para no arruinar la noche, el tema quedó ahí, y los comensales tomaron asiento para degustar unos ¿cincuenta? platos orgánicos (porque todo es orgánico en la casa de Lucía Etxebarría). Y es que Lucía empezó a sacar más platos de los incluidos en el menú inicial para que el resto de los invitados pudieran elegir, cual buffet libre, su plato favorito. Quizás lo hizo para agradar lo máximo posible al resto de famosos, o quizás porque estaba sacando todo lo que tenía por la cocina antes de que se pusiese malo para gastarlo. Una pena que Obregón no tuviese la oportunidad de probar nada, pues dijo haber estado ingresada el día anterior por “gastroenteritis”. Motivo que no terminó de convencer a Rappel, que consideraba simplemente que Ana no quería comer nada de lo que había y que supo disimularlo muy bien con sus dotes de actriz, que aún conserva desde 1997.

Y es que la actriz de ‘Hostal Royal Manzanares’ comentó en privado, ante las cámaras del programa, que una de las comidas parecía vómito, lo que da que pensar, aún más, que lo que no quería era probar la comida en un reality donde lo único que te piden es comer.

Los momentos más excéntricos de la noche fueron protagonizados por la mismísima Lucía, que relató un suceso paranormal: en su vivienda oye sonidos extraños, como si de un espíritu se tratase, y, al preguntarle Rappel si había vivido alguien allí que ya había fallecido, la escritora contó que había sido habitada siglos atrás por Gustavo Adolfo Bécquer. Además, la anfitriona intentó analizar la personalidad de cada uno de los famosos, acertando la de Víctor Janeiro (como él mismo reconocía), pero no la de la bióloga, que comentaba que “no ha dado en el clavo en nada”. Al acabar la cena y su posterior fiesta, Lucía recibió 17 puntos por parte de sus compañeros.

La próxima semana Rappel será el encargado de intentar superar la cena de Etxebarría en una segunda entrega que promete. Y es que el formato diario de las tardes de Cuatro ha sabido darle un nuevo toque a las noches de los martes, por lo que esperamos que el éxito vaya de su mano y podamos disfrutar, durante muchas semanas, de la versión ‘Gourmet’ de ‘Ven a cenar conmigo’.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD