PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: Encaje de bolillos

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 12 al 18 de febrero de 2018

PUBLICIDAD

Las mentes pensantes de las cadenas jugaron esta semana una partida de ajedrez con sus productos estrella. La llegada de un programa de costura a TVE y el no estreno de una serie en Telecinco fueron el punto partida de la siempre incómoda contraprogramación.

Tras meses de promoción y pese a tener fecha de estreno anunciada a bombo y platillo, el inicio de ‘La verdad’ en Telecinco se posponía hasta nuevo aviso. El órdago lanzado por Antena 3, que pretendía programar ‘Palmeras en la nieve’ coincidiendo con el estreno de la nueva ficción de Lydia Bosch, hizo que Mediaset guardara de nuevo la serie en el cajón. Al final llegó el miércoles y no se estrenaron ni la una ni la otra, nos quedamos sin verdad y sin los abdominales de Mario Casas. El encaje de bolillos en la parrilla televisiva no se hizo esperar y ambas cadenas mostraron más respeto hacia su principal competidor que hacia la propia audiencia; Antena 3 apostó por el cine y Telecinco se decantó por su comodín oficial de la temporada, el maltratado buscador de talentos presentado por Santi Millán.

PUBLICIDAD

‘Got Talent’ hacía doblete esta semana: el lunes registraba un discreto 17,7% de share y el martes alcanzaba un notable 18,7%.  En un mes la cadena ya se ha ventilado 8 entregas del concurso, doblando su emisión semanal y despistando por completo a sus espectadores con el día de emisión. Es verdad que el programa no requiere de mucho seguimiento, digamos que no tiene una trama muy compleja, pero dificulta mucho su fidelización esta planificación a salto de mata. ‘Got Talent’ ya no se esconde, esta edición es un freak show en el que de vez en cuando aparece algún talento. Hay mucho más esperpento que brillo en el escenario, pero el jurado se consolida como el principal foco de espectáculo. Mejide o Vázquez poco más tenían que demostrar en estos derroteros, pero el crecimiento televisivo de Edurne en esta nueva entrega es la plusvalía de ‘Got Talent’ en 2018. La buena complementación entre los roles que desempeñan los cuatro evaluadores hace que el formato sea un  buen entretenimiento para estas noches de invierno.

En toda esta semana de ajustes de programación ‘Got Talent’ también fue el arma arrojadiza que utilizó Telecinco para mermar el estreno de ‘Maestros de la costura’ en el canal público. El nuevo concurso de TVE salió airoso del enfrentamiento al alcanzar un buen 17% de share y superar los dos millones de espectadores. Hacer una sinopsis del formato no requiere mucho esfuerzo, es como ‘Masterchef’ pero con maquinas de coser. Digamos que no se esmeraron mucho sus creativos en la lluvia de ideas: una presentadora, tres miembros del jurado y la misma mecánica que el concurso de cocina. Es comprensible reproducir esquemas televisivos que funcionan pero la innovación y el riesgo se valoran, y este nuevo formato costura careció de ambos. Nos daba igual que los concursantes tuvieran menos gracia tejiendo que los diseñadores de Sonia Monroy, incluso perdonamos la poca naturalidad de María Escoté y el pasotismo de Palomo, pero la falta de sorpresa en un estreno es algo decepcionante. Por suerte vimos concursantes con madera de reality, Sánchez Silva condujo con maestría y Lorenzo Caprile soltó pullitas jocosas; elementos que podrían salvar los muebles de la gran apuesta de TVE para este invierno.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD