PUBLICIDAD
EntrevistasPortada

Ramón Campos: “En Bambú Producciones no echamos en falta trabajar con Telecinco”

Bambú Producciones es una de las productoras más potentes en el actual panorama audiovisual. Tiene grandes series en emisión y a estas se suman las ya finalizadas como las que están por llegar. ‘Velvet Colección’, ‘Tiempos de Guerra’, ‘Fariña’, ‘Traición’, ‘Las chicas del cable’, etc, son sólo algunas de las producciones actuales de Bambú.

PUBLICIDAD

Desde ElTelevisero.com hemos hablado en exclusiva con Ramón Campos, productor ejecutivo de la productora. En esta entrevista Ramón nos habla sobre los actuales proyectos de Bambú, así como de sus fracasos y lo difícil que es asimilar un mal dato y decírselo al resto del equipo. También nos comenta por qué no han trabajado aún con Telecinco.

ElTelevisero.com: ¿Cómo se fraguó la idea de la continuación de Velvet en Movistar? ¿Le propusisteis algo a Antena 3 antes?

PUBLICIDAD

Ramón Campos: Cuando terminamos el directo en el capítulo final de Velvet sentíamos que continuar  la serie en Antena 3 sería un error porque se había anunciado como la última temporada, y el público podría sentir que le habíamos engañado. Pero sí sentíamos que con el dato con el que terminó (Más de 4 millones de espectadores) es que Velvet era una marca muy viva aún. En una conversación con Domingo Corral (Movistar) le dimos la opción de la continuación. En ese momento Movistar se puso en marcha. Contactó con Antena 3 y fue un acuerdo entre cadenas muy fluido y amigable.

¿Crees que Antena 3 se atrevería a emitir la serie una vez pasado un tiempo desde su emisión en Movistar?

PUBLICIDAD

R.C: No lo sé. No sé la estrategia de Movistar con sus contenidos más allá de su plataforma.

En Movistar el público al que vais a llegar es algo menor a ser una tele de pago. ¿Os da miedo los resultados?

R.C: La intención de ‘Velvet Colección es que parte del público original de ‘Velvet’ venga a verla, y creo que va a venir porque es una serie muy querida. ‘Velvet’ tiene un viaje internacional muy potente gracias también a la distribuidora de Bambú. Estamos muy tranquilos en ese sentido. Ademas esta serie mantiene toda la esencia de ‘Velvet’. No teníamos la intención de que llegaran nuevos espectadores, sino heredar parte de la que teníamos.

¿Cómo nació Tiempos de Guerra?

R.C: Nosotros estamos continuamente buscando series enmarcadas en el melodrama. Con ‘Tiempos de Guerra’ buscábamos algo que teníamos muchas ganas de hacer: el melodrama bélico. Le presentamos la serie a Antena 3 hace unos años pero por aquel entonces no podía llevarlo a cabo porque tenía muchos proyectos. Lo guardamos en un cajón. Y al cabo del tiempo Antena 3 fue la que nos la pidió. Dicho y hecho.

Se dice que ‘Velvet’ fue la heredera de ‘Gran Hotel’ y ‘Tiempos de Guerra’ es la heredera de ‘Velvet’. ¿Por qué?

R.C: Por el género, fundamentalmente. El melodrama es un género muy amplio. Tiene melodrama con misterio (Gran Hotel), melodrama romántico (Velvet), melograma bélico (Tiempos de Guerra). La cuestión es ir explorando dentro del melodrama.

En la actualidad estáis trabajando en otros proyectos. Uno de ellos es Fariña. ¿Cómo va?

R.C: Terminando la grabación. Será para el primer semestre del año seguramente. Está siendo una grabación muy complicada porque es todo en exteriores, en Galicia. Son 10 capítulos abiertos y tiene una dificultad muy grande.

¿Cómo de laborioso es el día a día de una serie?

R.C: Nosotros grabamos los capítulos de dos en dos. Si descubrimos algún error en el montaje nos da tiempo regresar atrás para hacer cualquier modificación. Si grabamos todos los capítulos a la vez eso sería un auténtico caos y no se podría arreglar. No habría capacidad de reacción.

¿Es trabajoso volver a grabar algo que ya se ha grabado por un cambio en el guión o cualquier fallo?

R.C: No es trabajoso, pero hay que echarle pelotas. Hay que decidirlo de forma rápida y trabajar a tope. Con ‘Traición’ nos ha pasado que una semana antes de comenzar a rodar cambiamos una trama entera porque no nos gustaba cómo estaba quedando.

Has sacado el tema de ‘Traición’. ¿Qué supone para vosotros esta nueva ficción?

R.C: Supone volver al lugar donde nació Bambú: El prime time de TVE. Cuando TVE nos propuso arrancar una serie para ellos para nosotros fue volver a casa. Tenemos una expectativa muy alta y muchos nervios. Sabemos que la cadena no está en un buen momento. TVE cayó de audiencia por una cuestión gubernamental. No había gobierno y no se podía firmar nada. ‘Traición’ llevaba ya tiempo esperando.

‘Las chicas del cable’ ha sido un éxito rotundo. ¿Qué valoración haces de ella?

R.C: Una valoración muy buena. Ha sido duro trabajar con ellos. Es un cliente nuevo, americano. Trabajábamos en castellano y en inglés y a veces nos costaba porque hay conceptos muy diferentes entre ambas culturas. Ha sido un proceso largo. También ha sido una emisión muy rara, ya que no tenemos audiencias. Pero ellos están encantados con la serie. Y nosotros aún más, está claro.

Ahora que has sacado el tema de las audiencias. ¿Cómo te sientes al ver que el primer capítulo de una de vuestras series consigue un 20%, el segundo un 17%, el tercero un 15%, etc.?

Pues se lleva mal, porque te das cuenta que ha sido un fracaso. Eso nos pasó con La Embajada.

¿Consideras que La Embajada fue un fracaso? Los datos no fueron del todo desastrosos…

R.C: Una serie que empieza con 4 millones de espectadores y acaba con dos millones es un fracaso. Y llamarle de otra manera es un eufemismo. Debemos ser claros con nosotros mismos para no engañarnos, ni tampoco a nuestro equipo, y aprender. ‘Guante Blanco’ fue un fracaso, ‘Imperium’ fue un fracaso y ‘La Embajada’ fue un fracaso. Lo que hay que hacer es la autopsia lo más rápido posible y analizar dónde cometiste errores. No debes llorar una serie. Debes analizarla e ir a por la siguiente. Además, cuando una serie es un fracaso la competencia hace que lo sea aún mas. Esto es como un safari. Cuando un animal está herido los leones aprovechan su debilidad y van a por él. Aquí pasa lo mismo. Cuando una serie está herida, va regular, la competencia va a por ella y programas contenidos potentes para machacarla.

Ponéis los datos de audiencia de vuestras series al día siguiente en Twitter. ¿Cómo se tuitea un mal dato?

R.C: Jode mucho. Hay mucho trabajo, un equipo con mucha ilusión, y da mucha pena. El momento más duro no es ponerlo en Twitter. El momento más duro es cuando le tienes que decir el dato a tu equipo y decirle que la cosa no va bien. No hay que dar falsas esperanzas y ser realistas.

Lleváis muchos proyectos adelante. ¿Cómo os organizáis?

R.C: Siempre estamos pensando en ideas nuevas, incluso cuando estamos trabajando como ahora con todas las series que tenemos. Hay una parte del proceso en la que nosotros desaparecemos. Nosotros creamos la serie, el arco argumental, los personajes, y posteriormente Gema empieza a coordinar a los guionistas. A partir de ahí yo comienzo a pensar en otras cosas ya. La labor de un productor ejecutivo en una serie son los dos primeros meses. Después ya molestas. Te dedicas a esperar en la sala de montaje y ya ves tu si va bien o va mal. Intento no acudir al rodaje para no molestar, porque no puedes llevarle la contraria al director.

Trabajais para Antena 3, para TVE… ¿Telecinco no se interesa por vuestros productos?

R.C: Sí, a Telecinco le hemos presentado cosas pero al final no ha cuajado ninguna. Telecinco está trabajando con otras productoras. Tiene proyectos en marcha y no llegamos a nada. La verdad es que ahora estamos muy contentos con Antena 3 y TVE. No echamos en falta ir a Telecinco. Nos encantaría trabajar con ellos. Admiramos mucho a Paolo Vasile. Supongo que tarde o temprano llegaremos.

No queríamos terminar sin recordar el gran final de ‘Velvet’ en directo. Hicisteis historia de la televisión…

Fue muy intenso. Nos lo propusieron en mayo pero el capítulo ya estaba grabado y les dijimos que era imposible. Había que poner de acuerdo mucha gente y traer equipos muy potentes. Era realmente complicado y al principio dijimos que no. Pero luego nos atrevimos. Lo controlamos todo. Estuvimos semanas de mucho ensayo y muchos preparativos. Dos días antes del directo las escenas no nos salían y Sonia Martínez estaba muy nerviosa. La tranquilizamos. El día antes Pepe Sacristán fue operado y los médicos le recomendaban no venir, pero él quiso estar. Por eso le pusimos en un plano quieto sin que se moviera mucho. Fue algo realmente apasionante y muy currado.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD