PUBLICIDAD
OpiniónPortada

‘OT 2017’ se suelta la melena y recupera su esencia de show televisivo

Después de una gala 0 llena de imprevistos, OT ha recuperado la estructura que la caracterizaba. Analizamos la noche, desde todos los puntos de vista.

Roberto Leal entraba en escena y presentaba al jurado, ampliado esta semana con David Bustamante. El presentador derrochó este lunes tener mucho desparpajo y se soltó la melena.

PUBLICIDAD

Entrando en harina, los primeros de la noche en actuar fueron Agoney y Miriam. Escoger un tema como “Running” fue todo un acierto, tanto a nivel vocal como escenográfico (el diseño de iluminación y el cuerpo de baile han mimetizado un aclamado número en directo de Beyoncé).

Al terminar la canción, la dirección del programa decidió no dar voz al jurado para emitir una primera valoración. Esta decisión jugó a favor del ritmo, pero quizás limitó el papel de los jueces.

PUBLICIDAD

La segunda pareja en cantar fue Aitana y Cepeda, con “No puedo vivir sin ti”. La actuación se caracterizó por la química entre los dos, aún estando separados por una puerta durante todo el número.

Acto seguido, Roberto Leal presentaba a Becky G, que demostró mucha soltura (sobre todo con Roberto y David Bustamente) y accedió a pegarse un bailoteo con el presentador que esta semana si que estuvo en su sitio y no se le vio dubitativo en ningún momento.

PUBLICIDAD

Ricky y Roy interpretaron “Tu enemigo” con una frialdad y falta de convicción que no termimó de gustar al jurado. La escenografía tampoco ayudó demasiado, con los bailarines tocando el tambor y moviendo banderas arriba y abajo por todo el plató. Así, parece que “el enemigo” de ambos fue la canción de Pablo López.

Raoul y Thalía cantaron “Cake by the ocean”, un tema festivalero, con escenografía divertida y colorista, que Raoul despachó con inseguridad y Thalía desafinó en las armonías aunque se convirtió en una de las mejores actuaciones de ambos en toda la semana.

Nerea y Amaia defendieron por su parte muy bien “Las 4 y 10”, con dulzura y naturalidad.

Mimi y Ana Guerra, lo pasaron mal interpretando “Don’t you worry about a thing”. En palabras de Mónica Naranjo, a Ana Guerra “se la ha comido el escenario”. Aunque, siendo francos, quizás era un tema demasiado complicado para una primera gala.

Después de la actuación de Becky G la cosa se relajó un poco con Mireia y Juan Antonio. Pudimos ver como el pobre chico añoraba a su mujer y Mireia se quedaba afónica. En “Corre” Juan Antonio demostró que está domesticando su voz y Mireia abusó un poquillo de los tics flamenquillos.

Marina y Alfred cantaron magistralmente “Don’t dream it’s over”, demostrando que Marina tiene una personalidad arrolladora. Mónica Naranjo se saltó la férrea estructura y se dirigió a Marina para reforzar su autoestima y nos dio un momentazo televisivo.

Tras ello se produjo la elección del favorito que fue a manos de Aitana. Por su parte, el jurado salvó a Marina, Raoul (aunque el jurado lo tildó de mediocre), Amaia, Alfred, Agoney, Miriam, Thalia, Joe, Mireia y Nerea. Por lo contrario, nominaron a Ana Guerra y Mimi (a la vez), Roi y Ricky (también dueto).

En la última conexión con los profesores, Noemí salvó a Ana Guerra (muy afectada durante todo este proceso) y estiró una polémica un tanto forzada con el jurado (que criticó algunas armonías y arreglos de Manu Guix).

En definitiva, la gala 1 nos deja actuaciones más trabajadas y un jurado que empieza a soltarse el pelo. En su contra, siguieron algunos problemas de sonido y echamos de menos escenografías más espectaculares y, quizás, algunas sorpresas de guión. Pequeños elementos que pueden reforzar un formato de hierro que anoche recuperó su esencia y demostró ser un show televisivo.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD