PUBLICIDAD
Portada

La crítica de la semana: Fundido a negro

ANÁLISIS | 1 de octubre de 2017.

Hoy esperaba más contundencia frente a la barbarie por parte de nuestra televisión, o por lo menos, más dignidad humana.

El 90% de la información emitida hoy en la televisión nacional me indigna y me avergüenza, pero sobretodo me apena. Lejos queda aquella televisión de antaño que servía para denunciar las atrocidades cometidas por los gobernantes, ahora la mayoría parece posicionarse a favor del Estado de derecho mientras les da la espalda a los Derechos Humanos. Los informativos de Telecinco, Antena 3 o la vergonzosa televisión pública han apostado por sesgar el relato y transmitir el mensaje que la violencia siempre está justificada bajo el amparo de la ley. Periodísticamente, es un ejercicio plausible destapar todas las irregularidades que pueda tener este Referéndum, que las tiene, pero no es precisamente donde debían poner el principal foco de atención. Lo noticiable y denunciable en el día de hoy era el uso de la violencia por parte de los cuerpos policiales del Estado, y debían hacerlo con contundencia y sin tibiezas. Lo de hoy es asqueroso ante cualquier ojo humano con un mínimo de amor a la decencia. Si Franco levantara la cabeza se sentiría muy orgulloso de casi todos nuestros medios, de ver como reducen la voz pacífica de un pueblo en un ataque a la democracia que merece ser aporreado.

PUBLICIDAD

La irresponsabilidad de unos no puede ser castigada con la bofetada de los otros. De pequeños nos enseñaron, por lo menos en los colegios civilizados, a dialogar, a no usar nunca la violencia y menos con los más débiles. Hoy parece que este mensaje que creía universal no es compartido por gran parte de los medios españoles, prefieren justificar la represión antes de analizar la situación. Me pregunto qué imagen pude tener ahora mismo un menor de edad de lo que sucede en España, de los valores que puede estar recibiendo por parte de un medio tan masivo. Está claro que la televisión no está haciendo del todo bien su trabajo cuando esta semana un grupo de adolescentes cantaba el “cara al sol” por las calles de Madrid y se relativizó el asunto, siempre es mucho más fácil criminalizar a los del derecho a decidir. Los que salieron hoy a la calle no son solo los independentistas, así les denominan como si fueran terroristas, son solo personas pacíficas que han salido a la calle para expresar su opinión. Engañadas, manipuladas o todo lo que ustedes quieran, pero sin armas en las manos. El trato recibido en su día por los Bárcenas y Rato fue mucho más amable por parte de nuestra televisión del que hoy ha recibido gran parte del pueblo catalán.

La tibieza de los medios indigna, su posicionamiento al lado del gobierno mientras le da la espalda al pueblo, preocupa. Ya poco espacio para la esperanza queda, es prácticamente imposible reconciliar sentimientos mientras desde la televisión se aviva el odio y se justifica la violencia. Más allá del trasfondo político, hoy había víctimas y verdugos, y gran parte de nuestra televisión se posicionó al lado de los segundos.  Por suerte todavía tenemos mensajes de comunicadores valientes a los que agarrarnos. Dani Mateo, Natalia Ferviú, Toñi Moreno, Christian Gálvez, Jordi Évole, Paula Vázquez o Nando Escribano son algunos de los que desde sus cuentas de Twitter han denunciado la situación, a riesgo de perder mucho seguidor cavernícola. Desde aquí, les doy las gracias, por defender algo de dignidad en esta televisión enferma.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD