Opinión

GLOW, lucha libre de las mujeres

Gorgeous Ladies Of Wrestling o cómo la lucha libre de mujeres ha sido llevada a la pequeña pantalla. Actrices, modelos, deportistas y cantantes buscaban hacerse un hueco en el mundo del espectáculo y es el objetivo de las protagonistas de la serie de moda en Netflix.

Ruth Wilder, interpretada por Alison Brie, es una actriz desempleada que quiere hacerse un hueco en la ciudad de Los Ángeles en los años 80. Ruth aparece al principio de la serie leyendo un diálogo de un personaje masculino porque cree que el papel de la mujer, que es el de secretaria, no tiene relevancia alguna. Tras esta sublevación, acude a otro casting para una serie de lucha libre de mujeres, y es el comienzo de toda esta aventura.

PUBLICIDAD

Todas ellas tienen algo en común: luchar en la pista pero también en sus vidas para poder seguir adelante. Como era común en los ochenta, muchas mujeres habían sido abandonadas por sus maridos, eran adictas a la cocaína o no tenían esperanzas en la vida… pero las mujeres de GLOW se unen y combaten juntas para no vivir estas desgracias. Utilizan la lucha libre como vehículo para poder sentirse más fuertes y poderosas en lugar de ser el objeto sexual del hombre.

Es una serie con un tema bastante original ya que la lucha libre de mujeres fue común en aquella época, especialmente en Estados Unidos, aunque no se ha visto reflejado en el mundo audiovisual.

GLOW cuenta con un total de 10 episodios de entre 35 y 45 minutos cada uno y he de reconocer que alguno se hace demasiado largo. La trama (en mi opinión) de ciertos capítulos, no es suficientemente potente para que estés prestando atención durante todo el capítulo. Es cierto que Netflix ha hecho bien estrenándola en verano ya que era su apuesta para esta época del año, pero personalmente no me he quedado con ganas de una segunda temporada.

Un punto a favor es el casting: desde la luchadora y esperanzada Ruth Wilder hasta Sam Sylvia, un director que se cree el mejor de Hollywood pero que en realidad no tiene ideas. Además, tanto el reparto como la productora han conseguido recrear el ambiente típico americano de los ochenta de una manera espléndida.

PUBLICIDAD

Desde los escenarios pasando por el vestuario hasta la música consiguen que el espectador sea un personaje más. Incluso los planos utilizados durante los entrenamientos y los duelos, planos cortos, recrean el papel del telespectador como si luchásemos contra las chicas GLOW.

En conclusión, es una serie que bien podría ser una película tanto por su realización como su producción pero sus directores han conseguido hacer diez capítulos en donde el papel de la mujer tiene más importancia que cualquier otra cosa. En Estados Unidos esperan que tanto Netflix como otras plataformas, creen series en donde las mujeres sean los personajes principales. Veremos si en el nuevo curso televisivo esto se cumple.

¡Mientras, te dejamos el tráiler para que te animes a ver GLOW!

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.