PUBLICIDAD
Audiencias

La crítica de la semana: Ángeles y demonios

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 5 al 11 de junio de 2017

PUBLICIDAD

Con los primeros calores del verano las cadenas ya no arriesgan sus cartas y deciden guardar los estrenos más potentes para setiembre. Esta semana agradecimos infinitamente el resurgir de Ángel Garó para revolucionar la parrilla y despertarnos de este letargo estival.

Si el viernes por la noche llegas cansado a casa, con ganas de relajarte en el sofá, hay una cosa que nunca debes hacer: poner ‘Ninja Warrior’. ¿En qué momento decidí que mi vida valía tan poco para regalar el inicio del fin de semana al nuevo programa de Antena 3?  La televisión es ritmo, pero en este caso se pasaron de frenada. Entre la poca naturalidad de Pilar Rubio, la sobrexcitación general en el plató y el empacho de efectos audiovisuales estuve al borde de la arritmia. Una macedonia de tópicos y gritos en la que es imposible acomodarse. Las emociones son tan forzadas y las situaciones están tan aceleradas que uno se siente abrumado ante tanto estimulo televisivo. Lo de los presentadores ya es un tema aparte; Lama, Valls y Rubio elevan hasta la máxima potencia sus roles para resultar más caricaturescos que nunca. Debo ser el único que no aguantó más de media hora ya que el programa se estrenó con un gran 18,4% de share.

PUBLICIDAD

La Sexta’ nos da alguna alegría cinematográfica de vez en cuando, si tenemos en cuenta lo desacertada que llega a ser la televisión nacional con el séptimo arte. El lunes estrenaban la imprescindible ‘Nightcrawler’ con un estupendo 9,6% de share,  convirtiéndose en la tercera opción de la noche. La película protagonizada por Jake Gyllenhaal nos muestra lo deshumanizada que puede llegar a estar la televisión con los sucesos escabrosos para ganar la batalla de las audiencias. De vísceras sabe un rato Ángel Garó, el humorista ha pasado de cómico a bufón de la noche a la mañana. Negarle su gracia natural y el tremendo mérito que tiene por entretenernos no sería de recibo. Desde que Aramís Fuster fingió una cojera, mientras andaba del brazo de María Patiño, que no se veía nada tan surrealista en televisión. Como era de esperar, los buitres recogieron la carroña para adobarla y darle al cómico que brilló en los 90 una nueva dimensión. ¿Estamos delante de un juguete roto o más bien de un artista trasnochado que se suma a la polémica para ganar cuota de pantalla?

El personaje más buscado de la temporada se sentaba por fin en un plató.  ‘Sábado Deluxe’ lo recibió con todos los «honores» y obtuvo su mejor registro desde su cambio de día, un notable 17,2% de share. Los colaboradores esperaban expectantes al humorista malagueño mientras este deambulaba por las instalaciones de Telecinco como si estuviera en la pasarela de Miss Benalmádena. Con una sonrisa perturbadora, Garó miraba la cámara y media España se paralizaba previendo que nos esperaba una gran noche. El artista fue una mezcla entre el mal genio de Encarna Sánchez, el histrionismo de Víctor Sandoval y el porte desgarbado de Lina Morgan. Estuvo al borde de un ataque de nervios pero, por desgracia del espectador, no llegó a perder los papeles en ningún momento.  Su mueca de autómata, entre la ira contenida y  el “dientes dientes” de Isabel Pantoja, dejan entrever que todavía queda mucho huracán Garó por explotar…

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD