Opinión

#SVGala5 | La extraña amistad

Una nueva gala de ‘Supervivientes’ llegaba este jueves con la habitual expectación que el concurso está creando semanalmente. No es fácil mantener el vertiginoso ritmo en un reality de estas características, pues además de depender mucho de los concursantes y las tramas acontecidas, al ser un concurso de una duración tan larga, el tiempo obliga a que las entregas semanales no sean siempre igual de entretenidas.

Esto pasó el pasado jueves, que a pesar de no tener un ritmo excesivamente lento no fue una noche a la altura de sus predecesoras. El continuo abandono de aventureros (ya van 3) y las repetitivas pruebas a las que se someten, sumadas a las situaciones  nada novedosas dan como resultado una gala del montón en la que poco o nada se puede resaltar.

La explosiva bronca que se vivió hace unas semanas entre Laura Matamoros y Alba Carrillo ha desembocado en una bonita amistad que solo la unificación ha podido fraguar. Todo surge a raíz de que la modelo se quemara el pie con las brasas de una hoguera, lo que aparte de impedirle andar con normalidad, ha hecho que se una más a la que anteriormente fuera su enemiga. Los compañeros no eran capaces de digerir del todo la noticia, aún más habiendo sido testigos de las duras palabras que intercambiaron semanas antes, por lo que son realmente escépticos con esta nueva amistad. Especialmente ha hecho hincapié en esto Leticia Sabater, quién cree que la relación es fruto del oportunismo y que realmente no hay nada de amistad entre ellas, solo interés. Esto ha hecho que la presentadora se haya convertido en el nuevo blanco de las críticas de todos los náufragos.

Amistades-ficticias o no- aparte, la noche suponía una prueba para los tres concursantes nominados. Juan Miguel, Raquel e Iván medían fuerzas para continuar en el concurso, aunque no todos recibirían como algo positivo en seguir en la aventura. Este es el caso de la integrante de Las Mellis, que desde hace unas semanas lleva pidiendo que el televoto no le sea favorable para poder abandonar la aventura de la manera más rápida posible. Como el público a veces disfruta del dolor ajeno, todo señalaba a que la cantante sería castigada con la permanencia en el concurso como ya ha pasado con otros concursantes que han pedido la expulsión, pero nada más lejos de la realidad, Raquel conseguía su objetivo y salía de La Palapa como nueva expulsada.

Una vez desintegradas las antiguas localizaciones, Cayo Bolaños y Cabeza de León esperaban para ser inaugurados como los nuevos Infierno y Cielo respectivamente. Como principal novedad, la ocupación de las mismas no sería elegida por una prueba blanda y reciclada de otros años, sino que sería la audiencia soberana la que marcaría con sus votos el destino de cada concursante. Así, José Luis, Gloria, Juan Miguel, Laura y Alejandro disfrutarán de una semana de comodidades en el Cielo, mientras que sus compañeros lo pasarán más difícil en Cayo Bolaños.

Como una novedad en la mecánica es mucho, la organización volvió a deleitarnos con una entrega más de la prueba de apnea que tantas emociones nos trasmiten. Alejandro e Iván se colgaron los collares de líderes después de aguantar debajo del agua más tiempo que sus compañeros, lo que presumiblemente se repetirá hasta el final del concurso gracias a un reto  que premia el aguante adquirido con el tiempo, sin dar la oportunidad a los demás concursantes de alcanzar la inmunidad con un juego en el que, quizás, estén más acertados.

Unas vez elegidos los capitanes, se pasó a la zona de nominaciones para determinar que Gloria y Juan Miguel subieran a la palestra por parte del equipo Cielo, mientras que en el  Infierno Leticia  y Paola harán lo mismo por decisión de sus compañeros y líder respectivamente. Pero aunque el reparto de puntos es uno de los platos fuertes de la noche, la expulsión definitiva dejaba a una aspirante a monja y un intento de folclórica ante la duda de su futuro como concursantes. Después de tantas idas y venidas, abandonos, recuperación de concursantes expulsados y demás parafernalia, Raquel veía su sueño cumplido de abandonar el concurso  en el que tan mal lo pasaba y emprender vuelo a España, donde le espera el mismo mal trago que a su hermana, el de ver su concurso reducido a una entrevista de pocos minutos en los que poco o nada se resalta de su paso por Honduras.

 

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.