PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: El heteropatriarcado español

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 24 al 30 de abril de 2017

PUBLICIDAD

La televisión no deja de ser un reflejo de las conductas que presenciamos en nuestro día a día. A pesar de que el heteropatriarcado español ya de síntomas de desgaste, todavía asistimos a los espavientos de los machos alfa ante la mirada cómplice de la mujer florero.

¿Reconocéis esa sensación de estar en un bar o una fiesta del pueblo y que aparezca una manda de machos ansiosos de carne, con vítores propios de un estadio de fútbol y con una  educación un tanto distraída? Esa podría ser una buena referencia para reconocer a los hijos del heteropatriarcado. Una vez referenciado el concepto y partiendo de la base de que no todo hombre heterosexual que se ponga delante de una cámara es portador del virus del borreguísimo, sí encontramos algún ejemplo de difusores del mensaje heteropatriarcal en nuestra televisión. Empezamos por uno de sus miembros más representativos, Pablo Motos y su nido de hormigas es un ejemplo perfecto para plasmar la realidad cabría que se vive en muchos puntos de España. Esta semana saltó la polémica con la visita las chicas del cable al plató de ‘El Hormiguero’, las redes sociales ardieron al considerar que Motos menospreciaba el trabajo de las jóvenes actrices para centrarse en aspectos más banales del rol femenino por excelencia: mujeres objeto que solo aportan belleza y con unas capacidades artísticas que pasan a un segundo plano. No entiendo tanto revuelo cuando en ‘El Hormiguero’ lleva reproduciendo las mismas entrevistas desde el pleistoceno; o invitan a Mercedes Milá y planta cara al presentador o eso se convierte en una retahíla de señoras hermosas a las que se les otorga menos entidad que a un bonsái. En todo caso, la audiencia parece encantada con los juegos infantiles y la simpleza de las hormigas, ‘Las chicas del cable’ le regalaron un notable 15,7% de share a Motos.

PUBLICIDAD

¿Reconocéis a esas mujeres que ante los espavientos de los machos alfa solo se dedican a sonreír y a rendir pleitesía a los pulpos? , o ¿esas madres que mientras el marido suelta improperios viendo el futbol ellas preparan algo para picar? Pues ese sería el papel que desempeñan las féminas que consienten el modelo social heteropatriarcal. La mayoría de ellas cuando son jóvenes tienen un lugar para formarse y seguir aprendiendo el rol que deben desempeñar el resto de sus vidas: ‘Mujeres y hombres y viceversa’. El programa presentado por Emma García nos ofrece cada mediodía el paradigma perfecto del papel que debe desempeñar una señorita dentro del heteropatriarcado español: mujeres que lloran, se pelean y se contonean para tener contentos a sus cabestros. Ellos se revalorizan en función de sus músculos o de su promiscuidad nocturna, ellas cuando más gritan o más lágrimas arrojan. El circo del mediodía de Telecinco puede resultar gracioso cuando lo miras con distancia y con ojos maduros, pero parece que el público ya anda un poco agotado de la fórmula de los “viceversos” y el programa vive sus horas más bajas, el viernes marcaba un escueto 11,2% de shae.

No podía finalizar esta crítica semanal sin mencionar a dos de los socios fundadores del heteropatriarcado español: Fran Rivera y Bertín Osborne. El torero visitaba el martes el ‘El árbol de tu vida’ para conquistarnos a todos con su carrera como asesino de toros, pero esto ya no es tan problema del primogénito de Paquirri como de una cultura española enferma por el “noble arte” del toreo. En todo caso el programa no lo vio nadie y tuvo que conformarse con un 7% de share, pese a los esfuerzos de Toñi Moreno para hacerse la cercana llegando a poner los pies encima del sofá como si fuera una fiesta pijama, todo muy casual. Sus pruebas genealógicas y sus retratos familiares en almíbar no han sido suficientes para atrapar a un público saturado de tanta entrevista masaje. Para conversación amable ya tenemos a Bertín, que esta semana visitaba a Pepe Navarro y lideraba la noche con un gran 17,4%. Todo hay que decirlo, fue uno de los programas más completos de ‘Mi casa es la tuya’, con un repaso interesante y revelador sobre la vida del presentador del Misisipi, incluso al abordar el tema de Ivonne Reyes se hicieron las preguntas pertinentes y no se eludieron responsabilidades. Con todo esto, Osborne no pierde el tiempo, y su programa es sin duda la hoja de ruta semanal que debe seguir todo buen español si quiere vivir acorde con los modelos del heteropatriarcado: hombres que terminan jugando al futbolín, mujeres que valoran la decoración de la casa y la apología sobre el consumo de vino que no falte.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD