PUBLICIDAD
Opinión

Sus caras sí nos sonaron: el show del jurado

Antena 3 estrenó con éxito la edición anónima de ‘Tu cara me suena’ (25,9% y 3.470.000 espectadores). Grandes imitadores pero sin demasiada confianza para montar el show que se espera del concurso. Para esto último ya tuvimos el pique de Àngel y una Mónica Naranjo que volvía a lo grande, con imitación incluida.

PUBLICIDAD

Era a las 22:26 cuando Manel miraba su reloj y nos daba la bienvenida a esta edición de anónimos del concurso de imitación. Antena 3 se arriesgaba a una primera gala en directo y no falló, sin tener en cuenta los retrasos en los marcadores a la hora de la votación del jurado. Sin embargo, hubo algo que no funcionó tan bien como en la edición de famosos: el humor y el show entre los concursantes.

‘Tu cara no me suena todavía’ comenzaba anoche su andadura y ya dejaba unas pinceladas de lo que vamos a ver cada viernes a partir de ahora. El jurado se echó encima el peso del show, justamente lo contrario que ocurría con los concursantes, que acudían al programa precisamente por su profesionalidad y no tanto por su humor y ganas de liarla.

PUBLICIDAD

El amor-odio de Llàcer y Mónica Naranjo y estreno de Miki Nadal

Uno de los ingredientes más especiales del estreno de ‘TCNMST’ era el regreso de Mónica Naranjo. Y digo regreso porque a lo largo de la gala Àngel Llàcer se ocupaba de remarcarlo en varias ocasiones con pullitas como «ella se fue a otra casa pensando que le harían princesa y la tuvieron fregando».

PUBLICIDAD

Fue precisamente este continuo pique entre ambos jurados en torno a lo que se vertebró el espectáculo a lo largo de la noche. Que si besos reconciliadores, que si llantos a Lolita por recuperar el amor con Naranjo. En definitiva, las caras de Àngel y Mónica sí nos sonaron, algo que no pasó con los concursantes quienes escasos de show y humor sí demostraban una calidad tremenda en cuanto a imitación.

Otra de las tramas dentro del jurado fue la bienvenida a Miki Nadal, cómico habitual de ‘Zapeando’. Anoche, el presidente tenía para todos y el novato no podía salir impune. Sus críticas, opiniones y valoraciones sobre las actuaciones no pasaron desapercibidas para Llàcer que se encargaba de corregirlo criticando su simpleza. De hecho, tuvo que jurar y prometer los mandamientos del jurado entre el que se encontraba amar y respetar el concurso «por encima de todas las cobras».

Podemos ya por tanto prever una edición repleta de tramas humorísticas entre el jurado echándose a la espalda el peso del show aunque es cierto que el hecho de contar la semana que viene con 3 mismos concursantes puede que agilice el carácter gamberro de los concursantes quitándole protagonismo exclusivo al jurado.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD