PUBLICIDAD
Opinión

Carta a… Ramón García

 Por Enrique López.

Había una vez, un presentador vasco que hacía las delicias de los espectadores presentando concursos tan recordados como ‘¿Qué apostamos?’ o el ‘Grand Prix del verano’. Durante 14 años ininterrumpidos se enfundó el mono de trabajo y presentó un sinfín de galas y programas especiales convirtiéndose año tras año en la estrella del ente público.

PUBLICIDAD

TVE y Ramontxu eran el matrimonio perfecto, la pareja de la que todo el mundo hablaba bien, la envidia de la competencia, pero esta situación se revirtió tras la llegada de Carmen Caffarel, nombrada directora de RTVE en abril de 2004.

Una de sus primeras decisiones fue apartar a Ramón García de la cadena paulatinamente, aludiendo a que sus programas eran “casposos”. Se decidió por tanto, de la noche a la mañana, dejar de contar con el que era el mayor activo de TVE, un profesional que puso toda la carne en el asador por su empresa y que de pronto vio como dejaban de contar con él. Pasó de primera división a tercera regional en tan solo unos meses; un varapalo duro de asumir. Antena 3 anduvo rápida y le contrató para presentar el recordado concurso ‘¿Sabes más que un niño de primaria?’ (2007).

PUBLICIDAD

Desde el año 2005 TVE ha apostado por un sinfín de programas, no sé si casposos o no, pero extremadamente caros que han sido un auténtico fracaso y no han reportado una imagen positiva al canal. Véase el caso de ‘El pueblo más divertido de España’ (2014), entre otros muchos ejemplos, que le costó al ente más de 4 millones de euros y obtuvo una pobre audiencia media del 4.8%. ¿De veras no había hueco para Ramontxu en TVE o realmente existía algún interés particular en apartarlo del foco mediático?

Durante su etapa en TVE reventó los audímetros no solo con sus programas y especiales sino con la mítica retransmisión de las campanadas de fin de año, con su capa de estandarte. Supo hacerse con todo el público, desde los niños hasta los más mayores del hogar. Siempre destacó por su espontaneidad, desparpajo y por tratar de una manera exquisita a todos los compañeros con los que trabajó. Nadie de la profesión ha tenido malas palabras con respecto a su persona y eso después de tantísimos años es de admirar.

PUBLICIDAD

Es de los pocos presentadores que aun habiendo la posibilidad de usar el “telepromter”, decide estudiarse los guiones al dedillo. Un profesional como la copa de un pino que se mueve como pez en el agua en las emisiones en directo. Ama el medio, disfruta y eso llega al espectador.

En otros países como Reino Unido o Estados Unidos, las grandes estrellas de la televisión perduran durante décadas en antena haciendo programas de todo tipo. En España, y en particular en TVE, por desgracia es diferente y todo gira alrededor del directivo de turno, elegido por el gobierno de turno.

Ocho años tardó TVE en confiarle de nuevo un concurso; demasiado tiempo. Fue con ‘¿Conoces España?’ (2012) y pasados tres años presentó ‘El legado’ (2015). Ambos programas duraron poco, el primero por ser un programa muy mal realizado a la par que anticuado y el segundo por emitirse en un horario totalmente inadecuado. En definitiva, cuando el ente público volvió a contar con el presentador vasco lo hizo tarde y mal.

Actualmente, Ramontxu presenta ‘En Compañía’ en la televisión autonómica de Castilla la Mancha, donde ha quintuplicado la audiencia del canal por las tardes. De hecho el pasado 7 de Febrero obtuvo su cuota máxima de audiencia con un 14.7% de share. Para que se hagan una idea, Castilla la Mancha TV tuvo en Enero una audiencia media del 5.6%. ¡Parece que eso de hacer televisión no se le ha olvidado en absoluto al señor García!

Por todos los motivos anteriormente citados creo firmemente que Ramón García debería volver y cuanto antes a la TV nacional. Por todo lo bueno que dio y sigue dando a la televisión merece un formato con un buen presupuesto, moderno y en horario de máxima audiencia. ¿Por qué no apostar por alguno de sus concursos de antaño adaptándolo a los tiempos que corren? Un todoterreno como él sería capaz de estar de nuevo en el fragor de la batalla,  luchando cuerpo a cuerpo frente a cualquier rival y salir claro vencedor.

Ramontxu: ¡Tus niños del Grand Prix te seguimos esperando!

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD