PUBLICIDAD
Programas

OPINIÓN | ‘GH VIP 5’: Una serie de catastróficas desdichas

Preparas las maletas con mucha alegría para emprender un largo viaje. Revisas los neumáticos, cambias el aceite y pones gasolina al coche. Tienes a todo el mundo pendiente. Haces kilómetros y kilómetros en la carretera, provocando diversión allá donde llegas. Pero tu coche se queda en reserva y cometes el error de seguir rodando sin parar a repostar, hasta que llega ese punto donde te quedas tirado en una cuneta sin gasolina y nadie viene a por ti. Esta es la historia de Gran Hermano.
A mediados de diciembre, Gran Hermano 17 cerraba su edición con la gala final menos vista de la historia de los realities de Telecinco. Tras apenas unas semanas de descanso, la cadena de Mediaset estrenaba su edición VIP. Los errores que se cometieron en la última edición de anónimos fueron más que evidentes, pero aun así, la edición sobrevivió gracias a una carpeta inexplicable y a los desvaríos de una tal Adara y su guardiana de llaves que se echó a la fuga de los platós de Mediaset.
Admito que me emocioné al conocer los concursantes que iban a habitar en la casa VIP. Perfiles llamativos, de varias edades, profesiones y sin el clan Pantoja de por medio, que a día de hoy es todo un logro en Telecinco. La edición empezó con una gala inicial más que decente, sin embargo la audiencia ya no quiso acompañar desde el primer momento. Igual son manías mías, pero el hecho de mantener la casa intacta como la dejaron los de la edición pasada puede provocar rechazo en los telespectadores. Si estamos viendo un reality diferente, que lo parezca.
Tenía intención de enumerar los múltiples disparates que se están cometiendo en esta edición, pero para eso necesitaríamos un día entero y mucha capacidad de síntesis. Me limito a destacar que el casting ha sido bueno, la guionización de las galas muy mejorable, los comentaristas de los debates en su línea (de ignorancia hacia el programa), y la toma de decisiones por parte de la organización pésima.
Las fiestas son dignas de un campamento de primaria y muy lejos de lo que un reality de estas proporciones debería ser. Temo por que cualquier día Marco se eche a la fuga por la trampilla del baño tras hacer memoria de las juergas que se pegaban en los realities de Chile.
Si hay algo que me duele en el alma es ver aquello que podría ser pero nunca es. Las pruebas parecen escogidas por el becario recién llegado a la oficina. Deberían empezar a asumir que el concepto de prueba semanal queda anticuado y aburre. A parte de no ayudar a que las tramas avancen, fastidia al espectador fiel del directo.
Es difícil guionizar la realidad, pero si encima se hace sin escuchar a las redes sociales estás condenado al fracaso. Sin ir tan lejos, recordamos que en la prueba de sirvientes y clientes no se les permitía a los concursantes mezclarse entre ellos. ¿Cómo van a avanzar las tramas si no les dejas que interactúen? Además, en el debate de anoche se anunció que el público escogería en la app a las nuevas parejas de la prueba semanal, ‘Cría como puedas’. Sin embargo, finalmente se optó por dejar en manos del azar la formación de parejas. No entiendo como desaprovechan la ocasión de dar un empujoncito a las posibles tramas de amor que puedan surgir en la casa. Solamente hay que darse un paseo por las redes sociales para contemplar el descontento general de los espectadores con la decisión del programa.

 

PUBLICIDAD
Salvar a Aída, cueste lo que cueste 
Las galas y debates ya hace mucho tiempo que han pasado a ser un Gran Hermano paralelo. Pintan a las víctimas de verdugos, y a los verdugos de víctimas. Y con esto me refiero al lavado de imagen de Aída Nizar en el debate de anoche. La vallisoletana fue expulsada de dos realities en su primera semana por su prepotencia, falta de compañerismo y egocentrismo, y ahora nos tenemos que creer que es la pobre víctima de un grupo de matones.
No es mi intención defender la penosa actuación de los pandilleros de la casa, pero tampoco es justo beatificar la innegable mala educación de un ser que se cree la última coca cola del desierto. La táctica de Aída todos la conocemos desde hace años: machacar, desquiciar y hacerse la víctima. Por desgracia, la táctica de Telecinco también: victimizar hasta provocar el ‘sorpaso’. Es penoso vender durante tres días que ‘Alyson escupe a Aída Nizar’, cuando la realidad es que las babas de la americana solo vieron el fregadero de la cocina. Pido que me perdonéis por el spoiler de la expulsión del jueves, pero las intenciones de la cadena están más que claras.

 

PUBLICIDAD
Los múltiples encontronazos de Aída Nizar con el resto de los compañeros han hecho que la reportera de televisión quede aislada del resto de la casa. La vallisoletana ha encontrado un compañero con el que soltar veneno durante horas. Comentarios homófobos y ruines que jamás hemos visto en una gala o debate.»Una haciéndose la lesbiana y la otra dejándose manosear. Es dantesco.», comentaban Aída y Abad sobre la posibilidad de una relación entre Daniela y Elettra. “¿Tiene necesidad una Lamborghini de meterse en la cama con Daniela? Que desprestigio para las mujeres”, decía el músico. En otra ocasión, mientras observaban sus bailes en la fiestas, Aída decía: “Que asco de verdad, ¿pero qué es esto?”.

También se han mofado del aspecto físico de sus compañeros en varias ocasiones. Esta mañana Abad comentaba: «Cuando salga voy a montar una muñeca que se llame Elettra y se desmonte entera: una teta, la otra, las uñas, el culo…».  “Elettra es la vaca sagrada. En el tiempo de las vacas locas sería la reina. Tiene ese virus”, añadía el músico. “El culo de Elettra es silicona, son dos prótesis. Su operación ha sido un destrozo. Con 22 años destrozarse un rostro, ¡que pena!”, terminaba añadiendo.

PUBLICIDAD
Pero por si esto no fuese suficiente, Aída y Alejandro también desprecian a los familiares de sus compañeros: “Sus familias se quitan un gran peso de encima. Están salidas en todos los términos. Por eso interesan para esas cosas”. “Me resulta increíble que un tio como Marco le resulte interesante una tia así, que no se lleva con su hermano. ¿Qué clase de familias son esas?”, comentaba incrédula la vallisoletana mientras criticaba la poca unión entre la americana y su hermana.Esto es solo un mínimo ejemplo de lo que hace este duo en la casa. Incluso esta mañana Aída le bromeaba con Abad sobre ‘echar cianuro’ a la comida. Inexplicable que no haya habido ni un toque de atención por parte de la organización. Sorprendentemente, Alyson y Elettra si fueron llamadas al confesionario por sus salidas de tono.

 

Todos sabíamos a lo que venía Aída y por qué la metieron: desquiciar y remover la casa. Ahora la organización se pone las manos en la cabeza por escupir en un fregadero. ¿Pero no es eso lo que se buscaba metiendo a Aída?  Que viva la hipocresía televisiva.

 

Ojalá algún día se enteren que no se necesita a una Aida Nizar para levantar una edición, hace falta escuchar a la audiencia y amar al formato.
Y ADEMÁS:
Share:

1 comment

  1. Anónimo 7 febrero, 2017 at 01:56 Responder

    Gracias por este artículo, creo que es el primero o de los pocos que reflejan lo que hay. Amonestaciones a dos personas por cosas mucho menos graves que las cosas ponzoñosas que sueltan por la boca aida y abad, que es un monotema en bucle cada vez que el realizador nos "deleita" con sus charlas tan amplias, y "divertidas" basadas en la tontería de escudarse en el espectáculo. A todo esto ellos si tienen derecho a hablar por detrás y luego poner a todos a parir, y encima llamarlos hipócritas cuando les han tendido la mano más de una vez y luego reírse de todo sin importarles nada. Luego nos pondrán imágenes del resto de la casa hablando de ellos y ellos quedando como víctimas, mientras hacen como que ríen porque ambos dos seres son maravillosos, y honestos según ellos mismos. Y la justificación deleznable que se encuentra es que dan juego, no se que clase de "personas" apoyan semejante "show", que ya ha sobrepasado la línea de dar juego a llegar a faltas de respeto (de las que por cierto poco se ha visto en la tele) y también decir que la señora más conocida de la tele, y por las que millones de personas pedían su regreso a la tele (según ella obvio), que a ella no le encuentran ningún vídeo de provocación, el no insultar ni decirte una palabra más alta que otra, no significa respetar. Lo que ha hecho desde el inicio (que venía con todo aprendido) ha sido disparar y querer dar. Sabe ofender e insultar sin decirlo. Llamándo a alguien poco inteligente, o decir que no eres valiente o que tu vida tendría que ser lo más como es la suya y así todo lo que puede y más…
    Por no decir la envidia que desprende hacía un apellido…
    También se contradice, da sus argumentos y se los desmonta ella misma más pronto que tarde, en un acto despererado por seguir dando razones vacías de la fijación que tiene con quién no le da un lametazo a la parte donde la espalda pierde el nombre. Gracias otra vez y perdón por el testamento. Al menos habéis visto el 24 horas no como la gente que va allí a soltar lo primero que le dicen o ha visto por redes, de ese argumento no salen y encima les pagan. Yo quiero ver entretenimiento sano, no lo que estoy viendo, que roza lo ridículo, todo por la pasta. En fin…

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD