PUBLICIDAD
Audiencias

La crítica de la semana | Las reinas de la polémica

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 30 al 5 de febrero de 2017
 

Tras un mes de enero disputado hasta el último día, tuvo que llegar una tonadillera para desequilibrar la balanza a favor de Antena 3. La polémica fue la protagonista de una semana cargada de dardos envenenados y disputas entre titanes.

Polémica y José Luis Moreno parecen darse de la mano a cada paso que da el ventrílocuo; ya sea como entrevistado, con supuestas amenazas a Sandra Barneda entre bambalinas, o como creador de formatos linchados en redes sociales. El productor, que de tele sabe un rato, encontró la fórmula perfecta para no caer en el olvido, a base de titulares de dudosa entidad profesional. Ahora es el turno de ‘Reinas’, una ficción con Moreno a la cabeza, que no es que genere polémica sino que está impregnada de ella: productoras creadas de la nada, guionistas que no aparecen en los créditos o colaboraciones de la BBC que no aparece en ningún lado. La serie cuenta con un presupuesto por capítulo con el que podría empapelarse de billetes la Gran Vía madrileña, pero viendo un episodio no sabes dónde fue a parar tanto dinero, está claro que no fueron invertidos ni en decorados ni en ingenio. Un proyecto ambicioso al que se le ven las costuras por todos lados, con un doblaje lamentable y una ambientación de película erótica bielorrusa. El público español repeló a las reinas de Moreno desde el primer momento, la serie bajaba a los infiernos el pasado martes con un escuálido 7,4% de share.
Estrella de la copla, viuda de un torero muerto en la plaza, amante de un alcalde corrupto, “amiga íntima” de Encarna Sánchez, presa en Alhaurín de la Torre… y muchos dramas más en la vida de una misma persona, sin ser un personaje de ficción. Isabel Pantoja es la reina de la polémica, no hay nadie en el mundo capaz de englobar este historial de miserias y glorias en una misma vida. La dolorosa se sentó el pasado lunes en ‘El Hormiguero’ para regalarle máximo histórico (23,8% de share) a Pablo Motos y de paso brindarle el liderazgo mensual a Antena 3. Lo mejor del caso es que la gran beneficiada por dicha entrevista fue Telecinco, ‘Sálvame diario’ se nutrió del contenido servido por la tonadillera superando el 20% de share y el viernes Jorge Javier se sentó en el ‘Deluxe’ alcanzando un 18%. JJ Vázquez encontró en las palabras sibilinas vertidas por la señora Pantoja la gasolina perfecta para encenderse y soltar un discurso memorable que ocupará un lugar destacado en el anuario televisivo de 2017. La pena fue que este arrebato le duró poco y su rotundidad se fue desinflando durante la semana, para terminar sentado en el polígrafo sin destapar nada interesante, el típico invitado al que él mismo le llamaría “estafa”.
Mediaset se permitió el lujo de prescindir de los servicios de Aida Nízar hace unos años y esta semana debería ponerle una alfombra roja por reflotar su reality estrella. ‘Gran Hermano Vip’ marcaba esta semana máximo de edición al encaramarse hasta un buen 18,2% con su gala del jueves noche. El impacto de la ex gran hermana ha quedado patente al ser ella la protagonista del 90% de los contenidos que proporciona el concurso: sus preguntas capciosas, sus pájaras mentales y su facilidad para generar conflicto fueron el bote salvavidas al que agarrarnos ante tanta celebrity adormecida. Tiene gracia que una concursante de reality tenga que proporcionar el entretenimiento necesario para un formato con tanta estrella presumiendo de currículum televisivo. En la próxima expulsión veremos si el público español goza de suficiente madurez para priorizar el espectáculo televisivo a los odios personales que pueda generar la Nízar. El riesgo que corre la vallisoletana es el de convertirse una caricatura de sí misma si el resto de la casa decide ignorarla y seguir haciendo el manta por la casa, alguien debería explicarles que esto no es un talent show de comunicadores olvidados en busca de nuevas oportunidades profesionales sino un reality de convivencia en el que deben aflorar las emociones; tampoco ayuda que los directivos decidan montar campamentos militares y yincanas infantiles para animar el cotarro.
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD