PUBLICIDAD
El Televisero

#SemifinalGH17 | Peleas de corral

Gracias a Dios, solo nos queda una gala de ‘Gran Hermano 17’ que ver en nuestras pantallas.El pasado jueves el concurso revelaba la identidad de los tres finalistas: Meritxell, Bea y Rodrigo. Este elenco de concursantes me hace recordar a dos ediciones pasadas, ‘GH 11’ y ‘GH 12’, pues ambas han pasado a la historia por tener la peor final (a nivel de concursantes) y a una pareja más un concursante ‘florero’ entre los candidatos al triunfo, respectivamente. 
La noche estuvo amenizada por los enfrentamientos cara a cara entre los concursantes aún dentro de lo casa y los que la abandonaron con anterioridad. Antes de entrar a analizarlos, debo resaltar el enorme error que ha sido no contar con Candelas entre las filas de aquellos que volvían para dar guerra, pues la chica se ha currado ese puesto con creces cada semana en sus intervenciones.
La primera en pisar la sala de enfrentamientos fue Bea, que se vio las caras con su antiguo amigo Pol. Aquí no había mucho que resolver, pues solo ha servido para ejemplificar una vez como el catalán es incapaz de articular un argumento coherente sin la presencia de su chica al lado. Dicha chica, Adara,

hizo acto de presencia posteriormente para aclarar con Naranjita los pormenores de su relación. Vamos, un careo sin chicha ni limoná.

PUBLICIDAD
Su pareja Rodrigo vivió su particular encuentro en segundo lugar. Este chico la verdad que se ha caracterizado por estar y no estar a la vez, su presencia estaba asegurada por los vídeos que protagoniza junto a Bea y los momentos en los que se gastaba tiempo viéndolo nominar. La verdad que el joven sorprendió por su manera pausada y coherente de hablar ante los embistes de una Adara que no sabía muy bien por donde salir ante los ataques que su contrincante esgrimía sin ningún esfuerzo, como si llevara esperando ese momento desde hacía tiempo. Luego, entro Noelia, quién protagonizó junto a él una historia de amor en las que  el quiero y no puedo fue el gran protagonista, ya que era bastante amiga de la chica con la que finalmente se quedaría el madrileño. La verdad que hay que felicitar al equipo de ‘Gran Hermano’, pues ha sabido como entretener al espectador con un concursante que ha necesitado de segundas y terceras personas para darse a notar dentro de la casa.
Miguel, quién sería expulsado posteriormente, se enfrentó a Pol y Adara en una discusión donde el gallego basó su defensa en que sus contrincantes contaban con información del exterior de la que el no disponía para defenderse. Patético, como él en sí. Una vez  llegado a plató, su corta entrevista tuvo como momentazos la más que injustificada expulsión de su defensora por parte del presentador, en un momento en el que perdió completamente los papeles y amenazó a mas de un presente con seguir los mismo pasos que Ana. También, el hombre que sufre de calvicie ficticia, intentó por todos lo medios llamar la atención de maneras tan básicas como ligando con Jorge Javier y haciéndole la pelota de una manera descarada, a la vez que justificaba  con una sonrisa de oreja a oreja las maldades cometidas a lo largo del concurso. Dato interesante de su llegada, fue cuando se acercó a recibirlo su círculo íntimo de amigos en el que se encontraba ni más ni menos que Markus, el concursante de ‘¿Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo?’ con el que se le relacionó sentimentalmente a los pocos días de entrar a Guadalix.
Finalmente, Meritxell pisó la sala de enfrentamientos en último lugar para hacer frente a la situación

pesado-amorosa que vivió con el expulsado de la semana pasada. Alain. Cuando todo parecía indicar que sería un camino de rosas para la Pantera, Rebeca apareció para conversar con la finalista sobre las diferentes acusaciones lanzadas hacía ella. Bueno, aunque conversar se queda corto, pues lo que pasó ahí fue una completa disputa entre dos gallos de pelea en la que intentaban ver quién era la que más gritaba o hablaba más rápido que la otra, lo que le valió a la expulsada una llamada de atención por parte del presentador.

Antes de terminar la gala, la abuela de Bea conectaba con la casa para dar su receta de arroz al horno como regalo del vigésimo cumpleaños de su nieta. La pobre señora, sin saberlo, salió a escena para borrar del panorama el aire de pesadumbre y mal rollo que impera desde hace un par de galas cada jueves noche,cosa que el espectador aprecia y mucho.
Una semana antes de la final, esta edición debería servir a los responsables como punto de inflexión

para ver que fallos se han ido cometiendo durante la 17 edición del reality, pues quedan ya olvidados los argumentos que defendían el deterioro del concurso en consecuencia de la elección de Jorge Javier como conductor. Es verdad que dañó la imagen del programa en sus comienzos, pero ha sabido como reconducir la situación para encontrarse cómodo dentro de plató sin verse tan encorsetado como en las primeras noches.

PUBLICIDAD


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD