El Televisero

La crítica de la semana | Tras la huella de OT

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 31 de oct al 6 de noviembre de 2016

Han pasado 15 años y la historia se repite. OT ha sido único formato en todo este tiempo capaz de romper barreras entre cadenas; los “triunfitos” van más allá de de un producto televisivo y ya se han convertido en patrimonio nacional.

Pocas veces en televisión un evento no deportivo consigue las cifras alcanzadas por el concierto de ‘Operación Triunfo’ el pasado lunes en La1. Una víspera de festivo más de 4 millones de personas y un demoledor 27,5% de share se rindieron ante esta bofetada de nostalgia colectiva. Al final fue eso, revivir tiempos pasados con la música de nexo, por mucho que algún crítico despistado tuviera el objetivo desenfocado y lo juzgara como si asistiera a un concierto del Primavera Sound. Revisitar el mayor éxito televisivo del siglo XXI dio sus frutos, las redes sociales enloquecieron y ya dejaron entrever que aquello no quedaría en un mero recital, su sombra sería alargada y tendríamos cobras y derechos de autor para rato. Sin embargo, en TVE no supieron sacarle provecho al fenómeno social, así son ellos, por primera vez en años consiguen superar los 4 millones de espectadores y en vez de montar un debate posterior decidieron emitir el último programa de Màxim Huerta (que si fuera el primer episodio lo entendería, aprovechando el arrastre de OT, pero siendo el último ya no importaba mucho remontarlo).
Si alguien sabe de estrategias televisivas son los amigos de Telecinco, no dieron fiesta a los leones de ‘Sálvame’ el Día de Todos los Santos y les sirvieron caliente las toneladas de carnaza que se desprendieron del concierto de OT. Muchos teníamos todavía resaca del vaivén de emociones vividas la noche anterior y esperábamos que alguien siguiera exprimiendo el limón, y ahí estaban Paz Padilla y sus colaboradores disfrazados de calaveras para sazonar el filón. El programa consiguió liderar la tarde con un 14,3% de share, un dato excepcional cuando se enfrenta al cine del resto de cadenas los fines de semana y festivos, fueron los primeros en recoger el guante de OT y la audiencia lo agradeció. Esa misma tarde ya tuvo lugar la reaparición televisiva de Alejandro Abad, el compositor de “Mi música es tu voz” y otros muchos éxitos (según él) que ya nadie recuerda. Abad, completamente desbocado, estuvo en el centro de la diana toda la semana por el supuesto aprovechamiento económico del éxito de la canción. El viernes le invitaron junto a Carlos Lozano y tres triunfitos a sentarse en el ‘Deluxe’. El programa rentabilizó el efecto post concierto logrando subir su audiencia 3 puntos hasta un notable 18,8% de share.
De OT no quedaron ni las migajas esta semana, todos quisieron sacarle provecho al fenómeno y se apuntaron al carro independientemente de la cadena: ‘El programa de AR’, ‘El Hormiguero’, ‘Hora punta’ y otros muchos formatos se beneficiaron, o así lo pretendieron, del éxito revivido con el recital. La presencia de triunfitos por todas las cadenas no es un fenómeno nuevo, esta temporada tenemos a Lorena, Chenoa y a Rosa en ‘Tu cara me suena’ y a Manuel Carrasco de coach en ‘La Voz’. Mientas ellas juegan a los disfraces en Antena 3, reinando en la noche del viernes con un espectacular 23,3% de share, el onubense nos emocionaba a todos con sus lagrimas con un estupendo 22,7%. Carrasco es uno de los grandes hallazgos de ‘Operación Triunfo’, su presencia en el jurado del talent musical de Telecinco nos desarma a todos con su sensibilidad y transparencia, a pesar de ser el artista que más discos ha vendido en España een 2016. Viendo ‘La Voz’ uno se da cuenta de las limitaciones que presentaría la vuelta de ‘OT’ a la pequeña pantalla. La tele ha cambiado y los espectadores con ella, la ingenuidad de antaño dio paso a una visión mucho más crítica por parte de la audiencia, ya no nos conformamos con formatos blancos, necesitamos mecánicas endiabladas y ritmos vertiginosos. Recordemos ‘Operación Triunfo’ con una sonrisa en la boca, y si vuelve, que sea por la puerta grande.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.