El Televisero

La crítica de la semana | Nadie despunta en hora punta

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 10 al 16 de octubre de 2016

El pastel a repartir en la franja del access prime time cada vez tiene más bocas a las que alimentar. Esta semana, con la entrada de un nuevo comensal, se repartieron los porcentajes sin que nadie despuntara de forma triunfal.

Los anglicismos empleados internacionalmente para delimitar las franjas horarias (en el campo televisivo) de poco sirven en el caso español. El access prime time, que antiguamente empezaba sobre las 21:30, ahora se ubica pasadas las diez de la noche gracias a una tendencia que inició Telecinco y de la que ahora se beneficia Antena 3. Si tuviéramos que hacer un ranquin de los programas más vistos tras los informativos vespertinos el ganador sería sin lugar a dudas ‘El Hormiguero’. El Club Disney de Pablo Motos sigue imponiendo su ley en la franja aunque sin los grandes datos de la pasada temporada, suele moverse este otoño por debajo del 15% de share. Invitados desaprovechados con juegos infantiles, estrellas internacionales sin ningunas ganas de entrar al trapo de un programa que no entienden, un presentador con un ego desbordante, Pilar Rubio…; pero son los que más gustan. Su secreto reside en todos esos niños que en vez de estar durmiendo son los dueños de sus casas, pequeños tiranos del sofá que se apoderan del mando para deleitarse con los experimentos de Motos y compañía ante la risa tonta de sus progenitores.
La segunda plaza de la franja del access prime time está disputada entre Telecinco y La Sexta. Mientras en la cadena verde ‘El Intermedio’ se consolida como el oasis “infoirónico” de nuestro televisor, en los mundos de Vasile siguen regalando share a la competencia. La indefinición de Telecinco en esta franja es exasperante, ni apuestan por un programa diario que les solvente la papeleta ni se arriesgan en adelantar el prime time del todo. Sí que es verdad que actualmente ‘La Voz’ o ‘Gran Hermano’ gozan de una versión ‘”express” que vendría a ser el mismo programa, pero dichos avances se rellenan de bloques de publicidad continuos con los que la competencia se frota las manos. En LaSexta no hay tibiezas ni dudas en la franja, ya hace 10 años que Wyoming y compañía nos regalan su visión crítica de la actualidad, una proeza muy necesaria en este país adormecido. Más allá de la figura del presentador o del trabajo de sus guionistas, la grandeza de ‘El Intermedio’ reside en unos colaboradores con personalidad suficiente para llevar a cabo cada uno su propio programa.
Como no había suficiente competencia en la franja la televisión pública española se sumaba esta semana a la guerra post informativos, renunciando definitivamente a su brindis al sol por adelantar el prime time y conciliar el entretenimiento televisivo con las horas de sueño. ‘Hora punta’ se instalaba en TVE con datos irregulares: el estreno marcaba un buen 11,2% de share, el miércoles se desinflaba hasta un 6,8% y el jueves remontaba al situarse de nuevo por encima del 10%. El programa tiene buenas intenciones y tampoco es tan tremendo como lo pintan, entretiene sin artificios y agradecemos que aproveche el rebufo de OT. Pese a ser un propuesta correcta, el afán de Cárdenas por vender el pescado se hace demasiado evidente, es como los dependientes de El Corte Inglés, cuanto más intentan endosarte el producto más rechazo te producen. Pero cuidado, que a mi abuela le encanta que la agasajen con atenciones cuando deambula por los centros comerciales y el público potencial de La1 ya hace años que peina canas. En este ejemplo y en la disociación que hay entre el tono del programa y un plató reciclado de ‘Cine de Barrio’ es donde reside la complejidad del formato, encontrar el equilibrio entre el cómo y el dónde marcará la continuidad del programa.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.