El Televisero

ESPECIAL | Un repaso por la imagen corporativa de TVE

Por Carlos Gª Sobrín.

Cuando TVE comienza sus emisiones en 1956 lo hacía con una sobria imagen, un logotipo con una tipografía simple. Por aquel entonces pocas empresas se preocupaban de crear una imagen corporativa. Uno de los motivos, con cierta lógica, es que Televisión Española no tenía que competir con ninguna otra televisión. TVE era “la televisión”, como un departamento más de la administración del Estado.

Aquel primitivo y rudimentario logotipo se podía ver en la mesa del precario plató de los primeros informativos que se emitieron desde los estudios del Paseo de La Habana, tal y como se encargó de recrear ‘La noche del Telediario’ en 2014.

Con la entrada de la década de los 60 nace el logotipo que, con ligeras modificaciones, perduraría hasta 2008. De hecho la imagen de TVE (o RTVE) ha sido una de las más estables de entre las televisiones públicas europeas. Como anécdota, hasta que el Estado vendió el estudio del Paseo de la Habana en 2015, este logotipo -en su versión de RTVE- permanecía incorrupto en su fachada.

En 1982 se celebraba en España el Mundial de Fútbol, un acontecimiento que abría nuestro país al mundo tras la oscura etapa franquista. Para este importante evento Televisión Española se preparó a conciencia. La construcción de Torrespaña es el ejemplo más icónico, pero en cuanto a imagen corporativa 1982 supone un importante cambio estratégico: Comienza a potenciarse TVE-1 y TVE-2 como marcas diferenciadas y con personalidad propia. Para ello se decidió dotar a la primera cadena de un logotipo iconográfico creado por el célebre diseñador José María Cruz Novillo, responsable de los una enorme cantidad de logotipos creados especialmente en los años 80 y 90, como los de Renfe, Correos, COPE o Repsol. 
Si por algo se distinguen los logotipos hechos por Cruz Novillo es por su atemporalidad. Sin embargo este ojo a base de rombos no duró demasiado tiempo. La entrada en la década de los noventa arrasó con este diseño.
Con la excepción de los primeros canales autonómicos, la llegada de las televisiones privadas hizo que “la televisión de todos” se enfrentara por primera vez a una competencia que pronto se confirmaría feroz. Es a partir de entonces cuando TVE se enfrentó al reto de mimar su imagen corporativa para diferenciarse visualmente de sus nuevos competidores.
El principal elemento diferenciador a la hora de hacer zapping -en una era en la que la EPG solo podía ser ciencia ficción- era la mosca, el logotipo que aparece en la esquina de la pantalla. Hasta entonces TVE había rotulado su programación de un modo caótico: “TVE1”, “tve1”, “tve-1” indistintamente. A partir de entonces la mosca pasó a ocupar siempre la esquina inferior derecha.

Memorable fue el momento en el que David Cantero y María Casado fueron los encargados de cambiar las moscas en 2007 y 2008 durante el transcurso del Telediario a golpe de chasquido.

 

La década de los 2000 nos dejó joyas como la continuidad de 2003-2004. TVE presentaba una imagen rompedora con unas cortinillas y otros elementos que supusieron un soplo de aire fresco a la televisión nacional. Para ello utilizaron la genial canción ‘Porcelain’ de Moby. Este estilo de cortinillas fue heredado durante los años sucesivos hasta la temporada 2006-2007.


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.