El Televisero

El diario secreto del Televisero: Lucía Álvarez (I)

Estrenamos una nueva sección en la que encontrarás los diarios secretos de muchos de los personajes de ficción que fueron un hito en nuestra televisión. Se trata de una sección novedosa y, sobre todo, ficticia. Comenzamos con Lucía Álvarez, la pija de ‘Aquí no hay quien viva’, que nos escribe unos años después del final de la serie.

Abril, 2009


Queridos televiseros, hace ya casi 4 años que me fui de Desengaño. En estos años he tenido la oportunidad de viajar y conocer mundo, pero he acabado volviendo a Madrid. 


Después de la boda de mi padre y María Jesús y el niño camboyano que adoptaron, mi padre no quiso saber nada más de mí y me cerró el grifo. Se fueron a vivir a Alcorcón hace unos meses, después de que perdiera el Madrid allí. Creo que mi padre tuvo algo que ver.


Cuando volví a Madrid hace unos meses, después de un largo viaje por zonas tropicales del mundo, fui a visitar mi antiguo edificio, pero me encontré unas oficinas de Copinsa. Llamé a Belén, a Mauri, a Alicia, a todos. Nadie me cogía el teléfono. ¿Qué había pasado en los más de 3 años que había estado fuera?


El otro día en el metro se me hizo ver a Mariano cojeando y vendiendo clínex, pero estaba en el otro andén y llegó mi tren. No quiero volver a aquella etapa de locura en Desengaño, pero he de reconocer que echo de menos hasta a Doña Concha. 


Desde que llegué a Madrid en marzo, no he parado de buscar piso, no me conformo con ninguno: o los vecinos son muy majos o el piso es un desastre, ¿qué hago? Conseguí que Diego me dejara dormir en su casa (vive en Piramides). Después de muchas idas y venidas, Abel y él siguen juntos. Aun así, siempre me dicen que su relación está más en crisis que España ahora mismo.


Esta noche estrenan ‘La chica de ayer’ en Antena 3 y mira si estoy melancólica que hasta el protagonista me recuerda a Belén… Bueno, hay que pasar página Lucía. Esta tarde me llamó la casera de un piso en la periferia, se llamaba Berta Escobar, y sus condiciones para vivir en el piso es que fuera cristiana, un poco rara… Pero, me quedo en el centro. 


Encontré a Belén en Facebook pero conociendo sus dotes con las nuevas tecnologías, supuse que nunca podría contactar con ella. Sus respuestas eran: “K lucía?”, “k kieres?”, “te interesa una aspiradora?”.

De todos los vecinos de Desengaño, solo he conseguido ver a Isabel. Trabaja en el herbolario que hay debajo del piso de mi hermano. Me dio mucha alegría reencontrarme con ella. Me contó que Juan y ella ya no estaban juntos. Al parecer, ella le dejó con una nota… pero shh, no contéis nada. La veo a diario cuando entro en el portal y me da ternura. Está como despistada. Según Diego, el año pasado se incendió el local por su culpa al encenderse una pipa… 


Ah, Isabel me contó que Yago y Natalia habían sido padres. Maldita niñata, consiguió lo que quería. ¿Y yo? sola. Aunque me compré un gatito. Es que cuando me entra el bajón, compro.


Como os contaba, no he podido contactar con las chicas ni con Mauri. A Alicia la he visto de extra en Doctor Mateo y en un anuncio de Trina en el que cantan la canción de Rafael “yo estoy aquí, aquí para quererte”. Esta chica no cambia. Mauri ha salido en alguna ocasión en un programa de cotilleo, ‘Vaya par’, creo que se llamaba. 


Bueno, y lo último que os cuento por hoy. Estoy conociendo a un chico (risas). Se llama Santi, es mi ginecólogo. 

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.