El Televisero

Descubre la identidad del protagonista de 'Mar de Plástico' asesinado este lunes

¡AVISO, SPOILERS!

En el
episodio de este lunes, un nuevo personaje protagonista de ‘Mar de Plástico’ ha sido asesinado por el sanguinario asesino en serie que tiene en jaque a todo Campoamargo: Agneska es la nueva víctima. El personaje, esposa de Juan Rueda e interpretado por Lisi Linder, pertenecía a la serie desde el primer episodio y muere golpeado por el martillo del buscado asesino. 

El
martillo del asesino impactó en la cabeza de Agneska que cayó fulminada
al suelo del campo almeriense donde, junto a unos invernaderos, la rusa
había detenido su coche al ver un bidón ardiendo.

Las claves de la muerte de Agneska 

Los
investigadores encuentran que Agneska es la única que parece vincular a
Barislav, Fernando y Marta. Deciden contárselo a Pablo, que le pone
escuchas para sacar información. Pero Agneska afirma que ella no es
culpable, que no ha matado a nadie.

Por otro lado, Sergio descubre a
Agneska y Pablo enrollados, lo que provoca el temor de la rusa de que
Juan Rueda se entere por un chivatazo de su hijo. No temiendo las
represalias de Juan, Agneska regala a Sergio unas zapatillas para
intentar comprar su silencio… sin embargo, el muchacho no para de decir
que ella está en un lío… Parece bastante evidente que Sergio puede
hablar con su padre de lo que ha visto de un momento a otro. 

Por
ello, Agneska hace una visita a Fernando en la cárcel para preguntarle
dónde esconde Juan su dinero, pero él no le desvela nada. Los miedos de
Agneska se tornan en desesperación. Agneska decide huir cogiendo
joyas y dinero. En su huida, su Ferrari sufre un accidente y algo llama
la atención de Agneska: un humeante bidón con un traje de fumigador
ardiendo en su interior. Sin tiempo para reaccionar, alguien se abalanza
contra ella y la golpea con un martillo hasta matarla.

Cuando llegan
los investigadores se encuentran con una escena en la que parece que el
asesino no ha tenido tiempo de limpiar los rastros. Ahora sí encuentran
huellas de pisada y un martillo en el que hallan restos de sangre de
Agneska y también de Francisco y Barislav (otras dos de las víctimas),
aunque no de Marta, tal vez por el paso de tiempo y porque el arma ha
sido lavada con jabón entre cada muerte.

 
¿Qué más ha pasado en este capítulo de ‘Mar de Plástico’?

El
episodio anterior acababa con un disparo a Juan Rueda. Pese a que el
final hacía temer lo peor para el terrateniente de turbios negocios, la
bala tan solo lo ha herido en una pierna. Pilar ha sido quien ha
disparado, empeorando su guerra con Rueda.

Juan le promete venganza.
Vlad advierte a la joven que atentar contra Rueda no ha sido buena idea:
es su socio y no deben llamar la atención. Por deseo de Vlad, Pilar
ofrece 25.000 euros a Rueda para arreglar los daños y olvidar
diferencias. Rueda acepta.

En la investigación, Héctor decide
aumentar el tamaño de las palabras de las cartas anónimas que recibió
Fernando y así descubre un pequeño error en la tipografía de la letra M.
También descubre que todas las cartas coinciden en la impresión de la
tinta y el gramaje de papel. Por lo tanto, parece que todas las palabras
han salido del mismo libro. El objetivo ahora es encontrar la imprenta
de ese ejemplar.

En la cárcel, Fernando se entera de la muerte de
Agneska y se pone en contacto con Héctor: quiere asistir al funeral. A
cambio le entregará una información importante. Héctor consigue el
permiso y Fernando acude al emotivo entierro. Héctor pone en marcha un
dispositivo para controlar la gente que acude ya que, a veces, los
asesinos acuden a este tipo de actos para disfrutar del dolor. Fernando,
que cumple su palabra, entrega una nueva carta a Héctor donde se puede
leer: Campoamargo pide más sangre y yo se la voy a dar…

Pablo se
vuelve a reunir con Vlad y le pregunta sobre la mercancía que traen de
vuelta en los camiones de Rueda: quiere el triple por hacer la vista
gorda; si no, pondrá más controles. También pide a Kaled que instale
cámaras en las traseras de los remolques. Algo raro sospecha.

Finalmente,
Lola da con la fuente de la que el asesino saca las palabras para los
anónimos que envía a Fernando: un libro de los 80. Al mismo tiempo,
Héctor encuentra una huella en la carta que le entregó Fernando: la de
Vlad. Se entera también de que Vlad salió de la cárcel el mismo día en
que mataron a Marta.

En una última secuencia, una chica anda por un camino con la ropa destrozada y sangre en la cabeza. Camina como un zombi…

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.